Espectáculos

null

Hemeroteca > 11/11/2001 > 

Frühbeck magistral con la ONE en un gran programa con Haydn y Bartók

Actualizado 11/11/2001 - 10:28:10
Rafael Frühbeck de Burgos en una imagen de archivo
Rafael Frühbeck de Burgos en una imagen de archivo
Orquesta Nacional de España (Director: Rafael Frühbeck de Burgos). Obras de Franz Joseph Haydn y Béla Bartók. Auditorio. Madrid, 9 de noviembre de 2001.
El último programa del «viernes de la Nacional» que, como es sabido, se repite sábados y domingo, lo abrió el director emérito de la ONE, Rafael Frühbeck de Burgos, con una versión de la «Sinfonía», de Joseph Haydn, intitulada «Militar», porque en su «Allegretto» y también en su «Presto» final, incluye un trío formado por un bombo pequeño, el triángulo y los platillos que, por encima del aroma melancólico del tiempo se destaca con una pequeña intervención de la trompeta dentro de un aire marcial. Y, aún cuando este tinte ya se denote en su «Allegro» inicial -luego de una introducción «Adagio» muy bella-, la obra es una más de las impecables sinfonías haydnianas, llevada por la batuta burgalesa e internacional con sabia construcción que llegó a cuidar con acertado esmero, que el grupito aludido no pasara de la pincelada discretísima. Pero, por encima de todo elogio, la contención habida, característica de las batutas más sobresalientes, ese no desorbitar las cosas, resplandeció en el magisterio que gobernó los afanes de nuestra admirada agrupación sinfónica.
Párrafo aparte -y no quiero que esto no sea mera frase hecha, sino que, pasando a otro mundo antípoda- se merece el «Concerto para orquesta», de Béla Bartók, composición cimera del sinfonismo contemporáneo por todo concepto, estructural, tímbrico, rítmico, armónico, etc, etc. Además, si la genial partitura puede -y hasta debe- considerarse como compendio de tantas cosas allegadas hasta la fecha de su escritura (1943), siempre es página que se escucha con el máximo interés. Frühbeck, la entiende desde el más minucioso estudio, interpretándola con diáfana claridad, llevada con notoria facilidad, es decir, dueño completo de unos esperados resultados, dictándola así, con batuta muy responsable.
UNA COMPOSICIÓN COMPLEJA
Al «Concerto para orquesta» bartokiano, corresponde la orquesta más curtida, con profesores de responsabilidad, y la ONE lo es, indiscutiblemente, y si no queden aquí los momentos de las intervenciones de la flauta, el trombón, clarinete, corno inglés, tuba o «las parejas» de oboes, trompetas, arpas, ¿qué sé yo?... Pero es composición excesivamente completa para desenredar momentos que, esporádicamente, me llevaron al recuerdo de Antonio Fernández-Cid, cuando ponía como reparo las «colas» o los pasajes emborronados, que sí, los hubo. Nada ha de significar dentro del cúmulo de propiedades, siempre refrendadas por el cálido aplauso de los asistentes.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.