Toledo

null

Hemeroteca > 11/07/2004 > 

El Consorcio descubre la milenaria Mezquita del Salvador, enterrada durante siglos bajo la iglesia

Los técnicos del Consorcio prevén terminar los trabajos de recuperación de la Mezquita del Salvador el próximo octubre. A partir de entonces, se podrá visitar.

Actualizado 11/07/2004 - 01:57:56
Los arqueólogos esperan que gracias a las excavaciones se consigan nuevos datos para conocer el origen de la mezquita ABC
Los arqueólogos esperan que gracias a las excavaciones se consigan nuevos datos para conocer el origen de la mezquita ABC

TOLEDO. El Consorcio de la Ciudad de Toledo no termina de sorprender a los toledanos con sus descubrimientos en el patrimonio oculto de la ciudad. Restos arqueológicos de todo tipo y épocas, como las cuevas de Hércules o las termas romanas de la plaza Amador de los Ríos. Uno de los últimos hallazgos ha sido la mezquita del Salvador en la que, aunque se conocía de su existencia, nunca se había intervenido en ella. Lo que más llama la atención de este caso es la impresionante arquería, enterrada a varios metros, y que se ha ido descubriendo poco a poco. Desde hace un mes se trabaja para su recuperación y puesta en valor y se prevé que a finales de octubre puedan estar terminadas las obras para podere disfrutar de un nuevo monumento en la ciudad, que podrá ser visitado por el público.

La restauración está siendo «muy interesante», como la defineel arqueólogo Julián García Sánchez de Pedro, quien, en declaraciones a ABC, afirma que aún hay «infinidad de interrogantes» sobre el origen exacto y la tipología del edificio. Aunque ya se está avanzando, los técnicos son prudentes y esperan a que esté terminado el estudio que está deparando muchas sorpresas ya que aún continúan excavando.

Mezquita principal de Toledo

Aunque será el informe arqueológico el que determine una interpretación más correcta sobre la traza original del edificio, existen algunos datos que la sitúan como una de las principales mezquitas de la ciudad de Toledo. Y es que algunos historiadores han sugerido que cuando Alfonso VI tomó Toledo 1085 permitió a la población musulmana que la siguiera utilizando como mezquita principal de la ciudad.

En el siglo XII y a solicitud de su esposa, Alfonso VII convierte la mezquita en templo cristiano con la advocación del Salvador y, de hecho, aparece desde 1180 en documentos mozárabes. En otro texto posterior, en 1576, se habla de que tiene huerto, cementerio y casa del cura. Y se sabe que en 1823 se quemó el edificio y fue reconstruido posteriormente. Fue, sin embargo, en 1950, en el transcurso de una restauración cuando se descubrió la arquería de separación de las naves central y lateral sur de la iglesia, hecho que demostró su origen islámico.

En concreto, el recinto donde se está actuando es el patio trasero de la iglesia, que está formado por el propio ábside del templo, el fondo de la capilla de Santa Catalina, el convento de Santa Úrsula y la calle de San Marcos.

Aún no se sabe si los arcos pertenecieron o no a la mezquita, o si por el contrario formaban parte de algún alcázar o palacio importante. La mayor parte de las opiniones sitúan en el ábside lo que sería el muro de la quibla y uno de los muros laterales del prebisterio lo identifican con el mihrab. En general, parece aceptarse la idea de que la mezquita contó con cinco naves, aunque todavía esta hipótesis tiene argumentos a favor y en contra.

Se tendrá que valorar si la arquería perteneció a otro recinto o a la mezquita y también habrá que valorar que los capiteles son prácticamente iguales que los de la arquería de la iglesia, lo que sugiere la pertenencia la mismo edifico.

En concreto, el proyecto afecta al patio trasero de la iglesia del Salvador, al que recaen los muros del ábside la iglesia, de la capilla de Santa Catalina (Condes de Cedillo) y del convento de Santa Úrsula.

Consiste, en esencia, en un el estudio arqueológico del recinto, la restauración de los arcos, la corrección de las afecciones de humedad de la capilla y, finalmente, la puesta en valor y recuperación del espacio para posibilitar la visita la mismo. Así, se está trabajando para eliminar toda la degradación, el desorden, el caos y la confusión del espacio para devolverle sus formas y dimensiones originales, su ornamentación y también el sentido de la arquería y, por último,simplificar y recuperar la tranquilidad y sencillez del espacio para que los arcos recobren el protagonismo que perdieron con los años.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.