Nacional

null

Hemeroteca > 11/05/2006 > 

El consejero de Gobernación catalán cometió dos atentados con bomba

Vendrell estuvo imputado en las diligencias previas instruidas por el juez Carlos Bueren, quien llegó a dictar prisión bajo fianza antes de acordar el sobreseimiento

Actualizado 11/05/2006 - 09:20:27
MADRID. Xavier Vendrell, consejero de Gobernación de la Generalitat de Cataluña y, por tanto, miembro del Ejecutivo de Maragall, participó en la comisión de dos atentados terroristas como miembro de la ya disuelta Terra Lliure. Así lo reconoció él mismo en su comparecencia ante el juez de la Audiencia Nacional Carlos Bueren el 18 de diciembre de 1992. El magistrado dictó entonces prisión eludible con fianza de 500.000 pesetas para Vendrell, imputado en las dilegencias previas abiertas contra aquella organización terrorista y sobreseídas en enero de 1996.

Secretario de Organización y Finanzas de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) y consejero tras la remodelación del tripartito catalán el pasado 20 de abril en medio de una gran polémica -pues era el firmante de las cartas en las que exigía cuotas para el partido al personal de la Generalitat-, Vendrell confesó voluntariamente que perteneció a Terra Lliure y llegó incluso a identificar a otros miembros de la organización terrorista, en la que ingresó en marzo de 1989 y en la que se mantuvo hasta junio de 1991, momento en el que Terra Lliure hizo pública su disolución. En este proceso Vendrell participó junto con «otras personas» de forma activa, según confesó él mismo al magistrado Carlos Bueren.

Responsable del Bajo Llobregat

En los dos años en los que el ahora consejero de la Generalitat fue miembro de la organización terrorista participó en dos atentados: el primero, el 8 de septiembre de 1989, contra la oficina del INEM de Hospitalet de Llobregat (Barcelona); el segundo, el 7 de abril de 1990, contra la compañía Hidroeléctricas del Segre en Olesa de Montserrat (Barcelona). Fue el propio Vendrell quien escogió los objetivos, pues la única orden que había recibido de Terra Lliure era la de atentar en la comarca del Bajo Llobregat,donde él «se movía». En este sentido, y siempre según su confesión, voluntaria, la organización nunca le manifestó su interés por cometer atentados contra objetivos concretos, sino que los dejaba en sus manos.

Xavier Vendrell explicó al magistrado que con anterioridad a su militancia en Terra Lliure había iniciado su trayectoria política en el Moviment de Defensa de la Terra (MDT) y que fue en su seno donde conoció a «gente» con la que luego coincidiría en la organización terrorista, entre ellos a Gustavo Navarro, a quien identificó como una persona «activa en el movimiento político y partidario de la lucha armada».

De su comparecencia ante Bueren se deduce que fue este individuo quien le puso en contacto con Terra Lliure, una vinculación que le llevó a asistir a la IV Asamblea de la organización, encuentro al que también acudieron Gustavo Navarro y Jordi Vera, ambos imputados junto con otras seis personas, en la instrucción de Terra Lliure. Estas diligencias fueron sobreseídas mediante auto de 31 de enero de 1996 porque las declaraciones de los imputados, el abandono voluntario de sus actividades delictivas y su confesión se encuadraban en los artículos 57, 112 y 113 del anterior Código Penal y en el 637 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

Vendrell declaró ante Bueren que en esa IV asamblea «se le pidió» que cuando la dirección de Terra Lliure marcase el inicio de determinadas campañas, él se encargase personalmente de llevar a cabo las acciones terroristas en el Bajo Llobregat. Precisó, además, que durante una temporada, la que coincidió con la celebración de las elecciones europeas de 1989, Terra Lliure apenas tuvo actividad, pues se dedicó a desarrollar «actividades políticas».

«Campaña» contra la Monarquía

El actual consejero de Gobernación del tripartito (y ex secretario general de Josep Bargalló) aseguró también que durante el tiempo que permaneció en la organización terrorista se trasladó a Francia en varias ocasiones para asistir a reuniones en las que la dirección de Terra Lliure perfilaba sus «campañas». Una de ellas fue con motivo de la visita del Príncipe de Asturias a Cataluña en abril de 1990. Fue entonces cuando Terra Lliure voló el busto de Don Juan Carlos en San Cugat del Vallés (Barcelona) y Vendrell se ocupó personalmente del atentado contra Hidroeléctricas del Segre, compañía situada en Olesa de Montserrat. Ésta fue su segunda acción terrorista, cometida siete meses después del atentado contra la oficina del INEM de Hospitalet de Llobregat, objetivo que escogió sin que nadie se lo pidiera. Ni en uno ni en otro hubo víctimas.

Vendrell confesó también al juez que él no reivindicó ninguno de los dos atentados en nombre de Terra Lliure, pues él se limitaba a informar a Gustavo Navarro de su comisión y «se imaginaba» que era él quien se encargaba de atribuir la autoría de los ataques a la organización terrorista.

Además de Gustavo Navarro y Jordi Vera, el consejero de Gobernación se refirió también a Peré Bascompte, quien fue considerado dirigente de Terra Lliure por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. La mención que en su declaración hizo de este individuo, detenido en 1989 en virtud de una orden de busca y captura internacional, fue que era uno de los presentes en las reuniones de Francia en las que Terra Lliure establecía el contenido de sus «campañas». (Bascompte se había refugiado en el país vecino después de quedar en libertad por un error administrativo cuando había cumplido sólo dos de los nueve años de prisión a los que fue condenado).

El hecho de que a esas reuniones asistiera un número tan reducido de personas, que Vendrell se codeara con el «cabecilla» Bascompte y la autonomía de la que disponía para fijar sus objetivos apuntan a que el actual consejero de Maragall habría ocupado un puesto destacado en Terra Lliure como responsable de la comarca del Bajo Llobregat.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.