Sociedad

null

Hemeroteca > 10/09/2002 > 

Aulas de integración

Actualizado 10/09/2002 - 00:59:11
Lo que es de puro sentido común acaba siempre por imponerse. Y pocas cosas tan de sentido común como que unos pobres críos y adolescentes recién ingresados en las escuelas españolas tras emigrar de enclaves bien distintos y distantes reciban al llegar a ellas un tratamiento diferenciado y cuidadoso, en vez de ser embutidos en las aulas ordinarias con la cantinela de que eso es lo democrático, lo igualitario, lo progre.

¿Lo democrático? Nada menos democrático que enrolarlos desde el principio en esa minoría, a veces numerosa, de inadaptados escolares (Mustafás y Daisys: así los llaman cariñosamente algunos), de la que, salvo excepciones, no saldrán ya jamás. ¿Lo igualitario? Nada lo es menos que hacerles creer que ya son escolarmente «iguales», cuando de lo que se trata es de despertar y afianzar su maravillosa capacidad de serlo, de prepararles para ejercer lo antes posible, pero no abruptamente, esa capacidad. ¿Lo progre? Nada tan poco favorecedor del progreso personal y social como el olvido de las circunstancias personales y familiares de cada uno en favor de un tratamiento uniformista, concebido a la medida de un colectivo de alumnos predeterminados. De otro lado, la abrupta inclusión de estos chicos y chicas en las aulas ordinarias no puede menos que encrespar los ánimos de muchos alumnos nativos, de sus padres y de no pocos profesores. Los igualitaristas a todo trapo claman que tales alumnos, padres y profesores se muestran xenófobos y racistas, cuando la realidad es que vienen con frecuencia empujados hacia esas actitudes a causa de tan contraproducente igualitarismo. El establecimiento en los centros públicos de «aulas de integración» destinadas a los alumnos inmigrantes recién llegados es una excelente noticia que, de momento y que yo sepa, ha sido anunciada sólo por los responsables de política educativa de la Comunidad Autónoma de Madrid. Hay que tener en cuenta, además, que los inmigrantes llegan cuando pueden; que su «rentrée» se produce a lo largo de todo el curso. No tiene sentido alguno someter a las aulas ordinarias a este improcedente goteo.

Ni que decir tiene que se trata siempre de «aulas de paso», cuyo objetivo fundamental es que los chicos, las chicas y sobre todo sus padres acepten, deseen y aprovechen la escolarización que este país concreto, España, les ofrece, con no poco esfuerzo económico, para hacer de ellos ciudadanos responsables y prósperos.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.