Espectáculos

null

Hemeroteca > 10/07/2009 > 

Cuernos contratados

FEDERICO MARÍN BELLÓNCada dos veranos, como las grandes competiciones de fútbol pero en los años impares, nos llega una comedia de Juan Taratuto. En 2005, el argentino arrastró a los cines a medio

Actualizado 10/07/2009 - 04:50:08
Cada dos veranos, como las grandes competiciones de fútbol pero en los años impares, nos llega una comedia de Juan Taratuto. En 2005, el argentino arrastró a los cines a medio millón de espectadores (al igual que «Nueve reinas» pero sin Darín) que rieron con ganas su debut, «No sos vos, soy yo». Tras el pequeño bajón de «¿Quién dice que es fácil?», por lo menos de público, la importación audiovisual transoceánica nos permite ver este nuevo éxito de la cartelera bonaerense, que vuelve a sacar punta al milagro de la vida en pareja.
Parte «Un novio para mi mujer» de una premisa conocida para el homo sapiens moderno: incapaz de dejar a su insoportable mujer, un hombre (cuesta llamarlo macho) intentará que sea ella quien abandone la balsa de vinagre, para lo cual no duda (o sí, pero lo hace), en contratar a un seductor profesional. Taratuto construye así una película sencilla, agradable, sin una sola ofensa a ningún sector del público, se lo merezca o no. Es una de esas cintas que costaría encontrar entre los casi 200 títulos que lanza cada año nuestro cine a luchar contra el gigante americano y el pirata español.
Con los personajes muy bien perfilados y unos diálogos notables de Pablo Solarz, el arco y hasta las flechas del guión son tan agradablemente previsibles como notables resultan sus pequeñas sorpresas. El espectador quiere saber qué va a pasar a continuación, secreto último del arte de narrar. Lo más llamativo es la capacidad del filme para obligarnos a querer a tres seres que a primera vista pueden resultar detestables.
Hasta el inconcebible seductor, único personaje que se permite travestir la comedia con otros géneros, se convierte en un ser adorable gracias al buen hacer del Puma Goity. Ella (Valeria Bertuccelli) es inaguantable hasta límites sobrenaturales, la típica persona que pondría de mal humor a Espinete, una mujer que habla hasta por las rodillas de cosas que no le interesan ni a ella. Y sin embargo, no sólo suelta unas pocas verdades como puños. Que al final consiga nuestro cariño demuestra lo bien que ejecuta su papel. Él (Adrián Suar) es un pusilánime sin talento emocional. En su contra también juega, al menos en su país, que se trate de un actor, productor y gerente de televisión muy conocido, más incluso que nuestro Emilio Aragón. El tipo, que no es Edward Norton, al menos sabe quedarse en su lugar.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.