Internacional

null

Hemeroteca > 10/02/2006 > 

Caricaturizar el Islam

Actualizado 10/02/2006 - 09:37:22
Un fantasma recorre Europa: la furia del Islam contra impíos e infieles. Y todo motivado por la publicación de unas pocas caricaturas del profeta Mahoma. El Islam, se dice, no admite ni representaciones de sus líderes religiosos, ni mofas a su religión. Pero quien así opina, incluyendo al ignorante gobierno español con su presidente a la cabeza, no conoce el Islam y lo que está haciendo en verdad es caricaturizarlo. Si el presidente Rodríguez Zapatero hubiera viajado un poco más y hubiera visitado los museos de Topkapi en Estambul, o los de Samarcanda, entre otros, sabría que al profeta ha sido representado en numerosas ocasiones por artistas musulmanes. Y si leyera algún libro podría dar con obras satíricas de musulmanes como las de Ubaid Zakani que son respetadas en el mundo árabe sin problemas.

Si se dice que las manifestaciones violentas son representativas del Islam y de la calle árabe no sólo se equivoca uno, sino que se está admitiendo que la verdadera interpretación del Islam es la que dan los extremistas, fundamentalistas y terroristas. Y eso no es así. Un mal comienzo para la llamada Alianza de civilizaciones si se acepta que lo que vale es la decapitación como norma de comportamiento.

En realidad todo lo que está pasando es más político que religioso porque no es un fenómeno espontáneo. No sólo es que hayan pasado 150 días entre la publicación y las protestas, es que éstas se originan por decisión de los Hermanos Islamistas, una organización tan política como religiosa, radical y cuyo objetivo es la instauración de gobiernos islamistas en el Golfo y un nuevo califato en el mundo. Es uno de sus líderes, Yusuff al-Qaradawi, quien desde su espacio en Al Yasira lanza su fatua llamando a castigar a los infieles. Y es el gobierno sirio, inspirado seguramente por su alianza con Irán quien alimenta, orquesta y permite los primeros ataques contra las sedes europeas.

Aceptar, como hace el actual gobierno español que esta respuesta violenta es la norma o lo natural en el mundo árabe y musulmán ante la publicación de las viñetas sobre Mahoma es lanzar el mensaje equivocado. No sólo no se está alimentando a los moderados musulmanes sino que se les está reconociendo a los extremistas como los valedores del verdadero Islam. Y eso ni es ni puede ser así.

Implorar perdón por algo que es normal en nuestras sociedades, por mucho que nos pueda disgustar, equivale a una rendición moral. Ahora hablamos de unas viñetas, pero pronto tendremos que lidiar con la petición de que los musulmanes que viven entre nosotros se rijan por la sharia y no por las leyes españolas. Y si no, al tiempo.

Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.