Sábados

null

Hemeroteca > 09/09/2006 > 

Montañismo La vuelta a España techo a techo

Cada escalada, por pequeña que sea, no deja de ser un viaje al interior de nosotros mismos. Así lo ve Reinhold Messner, uno de los alpinistas más grandes de todos los tiempos. «Hoy, después de haber

Actualizado 09/09/2006 - 11:36:38
Cada escalada, por pequeña que sea, no deja de ser un viaje al interior de nosotros mismos. Así lo ve Reinhold Messner, uno de los alpinistas más grandes de todos los tiempos. «Hoy, después de haber escalado en todas las cordilleras de la Tierra, y después de haber disfrutado de las montañas más bellas, sigo acordándome de vez en cuando de aquel viaje», escribe Juanito Oiarzabal, el primer español en conquistar los 14 «ochomiles» del planeta, en un libro dedicado a los Pirineos en el que rememora su experiencia iniciática. «No recuerdo momentos de satisfacción tan pura como aquéllos. Momentos de simple felicidad por lo que íbamos alcanzando, y por lo que el día siguiente, y el otro, y el de más allá prometían». Tipos que han logrado hazañas imposibles («Nadie ha elegido cuándo nacer. Algunos elegimos cómo vivir. Y a veces cogemos muchos boletos para el sorteo de cómo morir», añade Oiarzabal) empezaron a patear las montañas «de casa», ésas que aparecen en el mapa de la página siguiente.
Si coleccionamos sellos, minerales, monedas... ¿por qué no cumbres?, se plantea el libro «Los techos de España» (Ediciones Desnivel). Material para ello hay: nuestro relieve, con una altura media de 660 metros, hace de España el país más elevado de Europa después de Suiza. Los sistemas montañosos son muy numerosos y ocupan casi la mitad del territorio. Los Pirineos (en el límite noreste) y los sistemas béticos (en el sureste) aportan las mayores alturas -curiosamente, se encuentran fuera de la meseta-, aunque el tope lo marca el Teide, en Tenerife, con 3.718 metros. Más allá de éste y otros clásicos (Aneto, Mulhacén, Almanzor, Peñalara, Pica d'Estats, Moncayo...), cada techo provincial aporta un reto, a veces fácil, otras veces complicado, siempre enriquecedor. «Las montañas nos regalan no sólo una actividad saludable al aire libre, sino un conocimiento cultural y humano del medio en el que se encuentran», señala José Martínez Hernández, autor de la citada guía.
Retos para todos los gustos
A lo largo de nuestra geografía hay picos que entrañan dificultad (como Torre de Cerredo, en Asturias) y otros que se conquistan dando un paso desde el interior del coche (como el Cerro de Tentudía, en Badajoz). Hay provincias que comparten techo: Madrid y Segovia, con Peñalara; Álava y Vizcaya, con Gorbeia; Soria y Zaragoza, con Moncayo... Y en algunas excursiones es bastante factible matar dos pájaros de un tiro: por ejemplo, las montañas más altas de Salamanca y Cáceres, el Canchal de la Ceja y el Torreón, se encuentran a tiro de piedra en la Sierra de Candelario.
A José Martínez se le ocurrió la idea de hacer esta particular colección después de leer un artículo en la revista «Pyrenaica». Ya era un gran aficionado al alpinismo, con un libro en su haber («Montañas del mundo»), pero sólo había escalado media docena de techos domésticos, los más conocidos. «El nacimiento de mi hijo me obligaba a un parón en los grandes objetivos, así que me pareció una buena idea subir unas cumbres que no suponían largos viajes; además, el proyecto me iba a proporcionar la oportunidad de conocer la rica geografía española con más profundidad».
Un listado actualizado
El primero de sus objetivos fue Peñalara; el último, Puigpedrós (Gerona), en 2005. El más difícil, Torre Cerredo... hasta que descubrió el nuevo techo de Gran Canaria, Morrón de la Agujereada, donde se requieren conocimientos técnicos de escalada. El mal tiempo le puso en apuros en Peña Prieta Sur, en el Alto Carrión palentino. Su favorito: Pica d'Estats, en Lérida. «Una excursión larga y variada, con unos paisajes extraordinarios». ¿Repetiría el listado? «Tal vez algunas cumbres por rutas distintas, pero todas, creo que no».
Una de las características de esta vuelta a España techo a techo es que está abierta a debate y a modificaciones. No hay discusión sobre los nombres de siempre, pero -parece mentira- en los albores del siglo XXI los mapas siguen rehaciéndose y surgen picos que superan en un puñado de metros a los que ostentaban el récord. Desde que apareció la primera edición de la guía, su autor ha corregido una decena de techos. Últimamente, Peña Vieja ha sido superada por Torre Blanca (Cantabria), Puigmal por Puigpedrós (Gerona), el Pico de las Nieves por el Morrón de la Agujereada (Gran Canaria) y Robleñada por Cuchillejo (Valladolid). ¿Serán estos los cambios definitivos? El tiempo lo dirá. Las pistas ofrecidas por los lugareños a veces afinan más que los mapas del Instituto Geográfico Nacional. En los foros especializados de internet es habitual el intercambio de información entre los llamados «corretechos» (un ejemplo: www.barrabes.com). Enwww.pirineos3000.com también se pueden encontrar descripciones sobre algunas de estas rutas. Los aficionados cuentan su experiencia, dan consejos, apuntan vías alternativas y van tachando hitos en su particular carrera.
«Para ascender a la inmensa mayoría de estas cumbres no es necesario ser un alpinista consumado, pero tampoco es conveniente pasar de cero a cien», señala Miguel Ángel Vidal, director de Turactiv Gredos (www.turactiv.com), un experto guía de montaña que empezó sus andanzas en la Sierra de Guadarrama y que tiene el Everest en el punto de mira. «Para un novato en estas lides es recomendable rodearse de gente montañera; adquirir una formación básica, pues siempre hay riesgos, y hacerse con un equipo básico, en especial el calzado y la ropa de abrigo. Actualmente la equipación resulta más económica que hace unos años. Es cierto que a mucha gente se le ocurre ir al monte sin saber, pensando que el Guadarrama o Gredos tienen montañas de "bolsillo", muy asequibles, pero en estos casos hablamos de picos de más de dos mil metros. La primera norma para acercarse a la montaña, mida lo que mida, es el respeto».
En opinión de Vidal, las cumbres más complejas de España se encuentran en los Picos de Europa. «Es una zona donde es difícil usar la intuición, con muchos cortados, con niebla, con cambios climáticos bruscos». El reto está ahí. Desde los «tresmiles» pirenaicos y de Sierra Nevada a la tachuela de Valladolid, que no alcanza el millar de metros, pero que mira por encima del hombro a la Tierra de Campos.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.