Internacional

null

Hemeroteca > 09/09/2004 > 

EL PARTIDO DE LOS DEMÓCRATAS

Actualizado 09/09/2004 - 08:23:29

«Afortunadamente, tuvimos un presidente decidido llamado Truman, que perseveró junto al pueblo americano, sabiendo que una nueva democracia en el centro de Europa fomentaría la estabilidad y la paz». Lo dijo George Bush la semana pasada en la convención republicana. «Esas políticas -la contención del comunismo, la disuasión de los posibles ataques de la URSS y la promoción de la democracia- fueron realizadas por presidentes demócratas y republicanos en las décadas que siguieron.» Lo dijo Dick Cheney la semana pasada en la convención republicana. «Fue el presidente demócrata Harry Truman el que expulsó al Ejército Rojo de Irán, el que acudió en ayuda de Grecia cuando los comunistas casi toman el poder, el que frenó el bloqueo soviético de Berlín Este con el puente aéreo que salvó la ciudad (...) La mitad de Europa se salvó porque Franklin D. Roosevelt encabezó un ejército de libertadores, no de ocupantes». Lo dijo Zell Miller, senador demócrata, la semana pasada en la convención republicana.

Como ha recordado Bill Kristol en The Weekly Standard, Bush, Cheney, Miller y McCain citaron a Roosevelt siete veces y a Truman dos. Todas ellas favorablemente. John Kerry, John Edwards, el ascendente Barack Obama y Bill Clinton no citaron a Truman una sola vez. Y sólo Kerry mencionó a Roosevelt -el único presidente de Estados Unidos elegido en cuatro ocasiones- en un contexto que preferirá olvidar: «Diré algo que Franklin Roosevelt nunca pudo decir en su discurso de aceptación (de la candidatura): vayan a johnkerry.com». Originalidad es lo que tiene este candidato.

También en Estados Unidos, el partido minoritario se convierte en mayoritario al absorber elementos del rival. En políticas fiscales, de bienestar y crimen los republicanos han captado a la clase trabajadora de Roosevelt. En materia social y cultural han atraído a los demócratas creyentes. Y ahora tienen la oportunidad de generar un sólido patriotismo bipartidista. Ronald Reagan, aquel demócrata que se volvió republicano, ya marcó la senda por la que había que ir para ser un partido que intentase agrupar a todos los norteamericanos. George W. Bush (43 presidente) quiere ser émulo de Ronald Reagan (40) y no de George Bush (41).
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.