Tv y Radio

null

Hemeroteca > 08/11/2009 > 

Rato: ni rentista ni poeta italiano

«Nuestra misión en la vida no es triunfar, sino seguir fracasando con ilusión y alegría». Luego de que alguien le recordara a Gallardón la frase de Stevenson, que el alcalde de Madrid parece haber

Actualizado 08/11/2009 - 07:08:13
«Nuestra misión en la vida no es triunfar, sino seguir fracasando con ilusión y alegría». Luego de que alguien le recordara a Gallardón la frase de Stevenson, que el alcalde de Madrid parece haber asumido como su lema político, todas las miradas se dirigieron hacia Rodrigo Rato, 60 años y a punto de volver a empezar.
Rajoy puso un orden somero en sus filas, «tras humillar a Esperanza, fusilar a Ignacio González y darle una cariñosa colleja al perro pachón de Gallardón que atiende por Cobo», tal y como se escuchó a un tertuliano ingenioso en Punto Radio. Rajoy no cerró la crisis pero ha logrado una tregua. Y ha respirado tranquilo. El líder del PP sabe que la felicidad es un fantasma que sólo persiguen las mentes más débiles. El hombre sabio se satisface con un término más modesto, pero también más preciso: la conformidad.
El certero Jaime González le decía a Félix Madero que «Rajoy está dispuesto a que las disputas entre Aguirre y Gallardón se aplaquen». Que desaparezcan será imposible. Y remachaba Edurne Uriarte: «Rajoy está harto, Y los barones del PP, también están hartos de la parejita». El reputado Ónega, tan obsequioso en lo de Herrera: «La crisis del PP no es ideológica, es una crisis de personalismo. Por eso se ha resuelto fácilmente. Más ruido que nueces». ¿De verdad? «Se ha acabado el vodevil, y hasta la próxima», resumía Lucía Méndez en Onda Cero. «Han impuesto la ley del silencio en el partido. Claro eso no es bueno», sentenciaba Jáuregui en la Costa de Pepa Sastre, la reina de la noche.
La única novedad, a lo que se ve, es Rato. Una novedad de meses. Los que lleva don Rodrigo preparando su salto a Caja Madrid. «Primero que explique su salida del FMI», reclamó Espada, inimitable tertuliano en la Onda. «Renunció por motivos personales. Viajaba mucho y dijeron que se cansaba. Pues vaya. Sabíamos que un hombre al que le cansa el trabajo sólo puede ser rentista o poeta italiano. Ahora también puede ser presidente de Caja Madrid». Marhuenda en la Cope remembró que Rato y Rajoy son enemigos íntimos desde la sucesión de Aznar. O sea, que se odian cordialmente desde hace cinco años. «Nunca lo han disimulado». Pero Rajoy tiene una memoria estupenda para olvidar. Y Rato tiene poco futuro en política. «Cuando concluya su mandato en Caja Madrid ya tendrá 66 años. ¿Piensa también abandonar el cargo a la mitad del trayecto?, le recordaban desde esRadio. Rato ha vuelto. Pero el tiempo borra el recuerdo de las desgracias, nunca el de los errores.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.