Nacional

null

Hemeroteca > 08/09/2007 > 

La española, 30 años después

M. LUISA G. FRANCOBILBAO. La bandera española ondea por primera vez desde 1977 en el Ayuntamiento de Lizarza, gobernado desde entonces y hasta las elecciones del pasado mes de mayo por el PNV y las

Actualizado 08/09/2007 - 02:44:23
M. LUISA G. FRANCO
BILBAO. La bandera española ondea por primera vez desde 1977 en el Ayuntamiento de Lizarza, gobernado desde entonces y hasta las elecciones del pasado mes de mayo por el PNV y las sucesivas marcas del entorno etarra.
Ni las amenazas de muerte, ni las presiones, han hecho mella en la actual alcaldesa de Lizarza, Regina Otaola, del Partido Popular, quien ayer manifestaba a ABC su orgullo por poder contribuir a normalizar la vida en este pueblo guipuzcoano en el que los radicales reclaman el gobierno municipal, sin haber pasado por las urnas, y en el que ni siquiera el PNV se atrevió a presentarse a las últimas elecciones.
«Vas a morir», gritó ayer a Otaola uno de los proetarras que se manifestaban para protestar por la izada de la bandera española en Lizarza. La frase no asustó a la alcaldesa del PP. «Son muchos años los que llevo en esto para empezar a inquietarme ahora», nos dijo recordando sus tres legislaturas en la corporación de Éibar. No es lo mismo compartir diana con decenas de cargos públicos del PP que ponerse en lo que ETA y su entorno consideran el punto negro de dicha diana, pero no es eso lo que ahora le preocupa a Otaola, sino poder conectar con el pueblo de Lizarza y contribuir a que sus vecinos vivan en paz y libertad.
«Yo todavía no sé cómo está reaccionando el pueblo ante la presencia de las banderas y el cumplimiento de la legalidad. No puedo admitir que los que protestaron en el ayuntamiento representen a la totalidad del pueblo. Estoy convencida de que en Lizarza hay ciudadanos de todo tipo, como en cualquier otro pueblo», comenta la alcaldesa popular.
Asegura Regina Otaola que algunos vecinos han conectado con ella para plantearle cuestiones municipales, pero todavía no se atreven a hacerlo en el Ayuntamiento. «Son muchos años de anormalidad, pero poco a poco creo que podremos demostrar a los vecinos que nosotros queremos gobernar el municipio para ellos». Sin ningún victimismo, Otaola se preocupa de explicar que lo que ellos pretenden al izar la enseña nacional en Lizarza no es contribuir a ninguna «guerra de banderas», sino cumplir la ley con naturalidad y «con todo cariño hacia el pueblo». «Con nosotros nadie se tiene que sentir amenazado; estamos abiertos a los vecinos», dice.
A la alcaldesa no la sorprendería que durante la noche los proetarras quemaran o quitaran la bandera española, pero ella mantendrá su palabra de que en Lizarza se cumple la ley y recuerda que ese pueblo guipuzcoano es España.
Regina Otaola va a necesitar toda su firmeza para mantener la normalidad en este pueblo guipuzcoano, en el que los proetarras convencieron a su anterior alcalde, el presidente de la ejecutiva del PNV de Guipúzcoa, Joseba Egibar, de que les cediera puestos de concejales en la pasada legislatura, alegando que ellos no habían podido conseguirlos en las urnas al haber sido ilegalizada su candidatura por su relación con la banda terrorista ETA. La operación fue abortada por la dirección de los nacionalistas vascos, cuando Joseba Egibar ya había negociado con los proetarras, presionado de forma insistente por ellos. A consecuencia de esas presiones, el PNV no presentó candidatura en Lizarza en las elecciones del pasado mes de mayo, dejando sólo al PP como representante de la legalidad en el municipio guipuzcoano.
En vista de que nadie tuvo que responder ante la ley por esas presiones, los proetarras las mantienen, ahora contra el gobierno municipal del PP, pero con la diferencia de que la alcaldesa, Regina Otaola, denunció ayer, en la comisaría de la Ertzaintza en Tolosa, la amenaza de muerte que uno de los proetarras la lanzó públicamente en el momento de la izada de banderas en el Ayuntamiento.
La actitud de Regina Otaola recibió ayer el apoyo de la presidenta del PP vasco, María San Gil, quien consideró que la alcaldesa de Lizarza «está asumiendo con una enorme gallardía cívica su responsabilidad y está dando un ejemplo que ojalá hubiéramos visto en anteriores alcaldes».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.