Sociedad

null

Hemeroteca > 08/07/2005 > 

Un juez de paz pide a un gay indio que solicite permiso a su consulado para casarse con un español

Actualizado 08/07/2005 - 11:28:22
La ley de matrimonios homosexuales aprobada la pasada semana por el Congreso de los Diputados puede ser de difícil acceso para los extranjeros que quieran casarse con su pareja española, como acaba de ponerse de manifiesto ante la petición de matrimonio realizada por una pareja compuesta por un español y un indio ante el juzgado de paz de Canet de Mar (Barcelona).

La apertura de la tramitación del expediente matrimonial solicitada por Enric Baucells y Vipul Dutt el pasado lunes fue negada en un principio. Luego se rectificó y, ayer mismo, el titular del juzgado de paz de Canet de Mar requirió de Vipul Dutt que «aporte al Juzgado informe de su Consulado conforme es libre para casarse y manifieste si la Ley Hindú permite el matrimonio solicitado».

Como es bien conocido, los matrimonios homosexuales sólo pueden celebrarse en la actualidad en Bélgica, Holanda, España, algún estado de Estados Unidos, y (pronto) en Canadá, por lo que es evidente que la Ley Hindú no permite el matrimonio de Dutt con otro hombre y, por lo tanto, no se procederá a dar el visto bueno al expediente matrimonial.

Ante tal situación, el abogado de Baucells y Futt, José María Ortiz Gómez, manifestó a ABC que está dispuesto a «solicitar al Fiscal General de Cataluña la apertura de diligencias por un posible delito de prevaricación», y es que el abogado considera que en el trasfondo existe un caso evidente de objeción de conciencia por parte del juzgado de Canet de Mar. Y añadió: «Si no se resuelve bien, iremos por la vía penal». De todas formas, habrá que esperar hasta que se produzca la resolución del asunto.

«Determinada por su nacionalidad»

José María Ortiz, que es presidente de la Comisión para la Igualdad de Derechos de los Nuevos Modelos de Familia del Colegio de Abogados de Barcelona, considera que no es de aplicación para el caso de un matrimonio entre un español y un extranjero el artículo 9.1 del Código Civil: «La ley personal correspondiente a las personas físicas es la determinada por su nacionalidad».

Bajo este precepto se mueve el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, que ha respaldado la actuación del juzgado de paz de Canet de Mar y ya ha hecho públicas dos notas sobre el asunto. En la primera de ellas, después de explicar la situación del expediente, decía: «En todo caso, el Código Civil en su artículo 9.1 establece claramente que la capacidad para contraer matrimonio es la ley personal correspondiente a las personas físicas determinada por su nacionalidad». En la segunda, ayer, hacía una nueva reflexión: «La referencia al artículo 9.1 del Código Civil intentaba explicar que no se trataba de un caso de objeción de conciencia, sino de los motivos júrídicos de la respuesta del registro civil de Arenys de Mar al juzgado de paz de Canet, y en ningún caso significaba ningún posicionamiento del TSJC o de su presidenta en cuestiones jurisdiccionales».

También ayer, Baucells y Dutt, acudieron al registro civil de Arenys, del que depende el juzgado de paz de Canet, pero no han podido consultar su expediente. Y el Tribunal Superior de Cataluña recuerda «ninguna resolución se ha dictado por parte del juzgado en relación con el matrimonio solicitado» y que en caso de una resolución negativa «se puede recurrir a la Dirección General de los Registros y del Notariado».

De hecho, Registros y Notariado estudiará caso por caso todos los recursos que interpongan las parejas homosexuales a las que se les haya rechazado el matrimonio por ser uno de ellos extranjero, según informaron a Efe fuentes del Ministerio de Justicia.

«Válido en España»

Habrá que esperar a la resolución de este caso, pero el abogado José María Ortiz ya avanza que «aunque en el país de origen del cónyuge extranjero no sea válido, el matrimonio tiene que ser válido en España». Considera que «no se puede aplicar el artículo 9.1 del Código Civil, sino el 9.2» («Los efectos del matrimonio se regirán por la ley personal común de los cónyuges al tiempo de contraerlo; en defecto de esta ley, por la ley personal de la residencia habitual de cualquiera de ellos»). Y ahora mismo -explica Ortiz- queda como fondo el artículo 50 del Código Civil: «Si ambos contrayentes son extranjeros, podrá celebrarse el matrimonio en España con arreglo a la forma prescrita para los españoles».

En este sentido, la presidenta de la Federación de Gays, Lesbianas y Transexuales (FELGT), Beatriz Gimeno, ha mostrado su sorpresa y aseguró que estudiarán el caso atentamente, desde la convicción de que la ley personal no puede aplicarse en detrimento de los derechos españoles. Más allá fue la asociación Colegas, que denuncia la interpretación «torticera y discriminatoria» de la ley del matrimonio entre personas del mismo sexo para negar su uso a extranjeros en cuyos países no se permita este tipo de matrimonios.

«Desobediencia a la ley»

Colegas considera que se trata de un caso «flagrante de rebeldía legal y de desobediencia a la ley, haciendo una interpretación absurda que vacía de contenido los propios preceptos» de la norma, lo que supone «una forma encubierta de objeción de conciencia». Tras defender el derecho de los extranjeros a acogerse a la ley española, apuntó que es «inconcebible» que el Tribunal Superior de Cataluña emitiera un comunicado para apoyar la decisión.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.