Cultura

Cultura

Hemeroteca > 07/07/2007 > 

Los Duques de Palma presidieron la entrega de los premios Cavia, Luca de Tena y Mingote

La Infanta Doña Cristina y su marido, Iñaki Urdangarín, presidieron en la Casa de ABC la cena en honor de los premios Mariano de Cavia, Luca de Tena y Mingote, que este año han recaído en Jon

Actualizado 07/07/2007 - 11:18:32
La Infanta Doña Cristina y su marido, Iñaki Urdangarín, presidieron en la Casa de ABC la cena en honor de los premios Mariano de Cavia, Luca de Tena y Mingote, que este año han recaído en Jon Juaristi, José Miguel Santiago Castelo y Agustín Sciammarella, respectivamente. Además de los galardonados, acompañaron a los Duques de Palma de Mallorca la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre; el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón; el presidente de Honor de ABC, Guillermo Luca de Tena; el presidente de Vocento, Santiago de Ybarra; el consejero delegado de Vocento, Belarmino García; la presidenta-editora de ABC, Catalina Luca de Tena, y el director de ABC, José Antonio Zarzalejos.
Invitados
Asistieron también Eduardo Aguirre, Alberto Aguirre de Cárcer, César Alonso de los Ríos, Santiago Alonso Paniagua, José María Álvarez del Manzano, Jesús Andreu, Gonzalo Anes, Rafael Arias-Salgado, Rafael Atienza, marqués de Salvatierra; José María Aznar, Ignacio Bayón, Javier Benjumea, marqués de Puebla de Cazalla; José Blanco, Ana Botella, Rafael Bravo, Leopoldo Calvo-Sotelo, marqués de la Ría de Ribadeo; Ignacio Camacho, Héctor Casado, Pilar Cernuda, Martín Chirino, Manuel Jesús «El Cid», Juan Cierco, Ángel Collado, José Luis Cortés Castelo, Luis Alberto de Cuenca, Emilio José de Palacios Caro, Ignacio de Polanco, Juan Manuel de Prada, Enrique de Ybarra, Álvaro de Ybarra y Zubiría, Emilio de Ybarra y Churruca, Diego del Alcázar, marqués de la Romana; Salustiano del Campo, Jorge del Corral, Juan Carlos del Palacio Vázquez, Raúl del Pozo, Ricardo Díez-Hochleitner, Ángel Doménech, Urbano Domínguez Pérez-Zaballos, Ángel Expósito, Arturo Fernández, Nemesio Fernández-Cuesta Luca de Tena, José Miguel Fernández-Sastrón, Álvaro Fernández-Villaverde, duque de San Carlos; Ramón Ferrer, Juan Pablo Fusi, Teodoro García Arroyo, Jesús García Calero, Víctor García de la Concha, Juan Ignacio García Garzón, José María García Hoz, Carlos García Revenga, Antonio Garrigues Walker, Isabel Gemio, Carlos González, Jaime González, Ramón González de Amezúa, Pedro González Trevijano, Juan González-Cebrián, Álex Grijelmo, Juan Carlos Guerra-Zunzunegui, José Juan Herrero, Adolfo Ladrón de Guevara, Irene Lozano, Soledad Luca de Tena, Uriel Macías, Alfonso Martínez de Irujo, duque de Aliaga; Carlos Martínez de Irujo, duque de Huéscar; Almudena Martínez Fornés, John Medcalf, Braulio Medel, Antonio Miguel Méndez Pozo, Dorita Menkes, Mira Milosevich, Joaquin Guillermo Moeckel Gil, Fernando Moraleda, Antonio Morales Moya, Enrique Moreno de la Cova, Enrique Múgica, Dolores Navarro, Andrés Ollero, Jorge Ortega, Maite Pagazaurtundúa, Benigno Pendás, Ramón Pérez-Maura, Valentí Puig, Rafael Puyol, Jesús Quintero, Fernando R. Lafuente, Elvira Rodríguez, Manuel Rodríguez Rivero, Curro Romero, José Luis Romero, Carla Royo-Villanova, Princesa de Panagyurishte; Ignacio Ruiz Quintano, Kubrat Sajonia-Coburgo-Gotha, Príncipe de Panagyurishte; Gregorio Salvador, Eduardo San Martín, María Dolores Santiago Castelo, José Santiago Sánchez, Fernando Satrústegui, Pablo Sebastián, Eduardo Serra, Gabriel Sistiaga, Adolfo Suárez Illana, Carmen Tello, Hermann Tertsch, Jorge Trías Sagnier, Edurne Uriarte, Víctor Urrutia Vallejo, Mar Utrera, Ana Vaca de Osma, Darío Valcárcel, marqués de O'Reilly; José Manuel Vargas, Ignacio Vega de Seoane, María Vega de Seoane, Mercedes Veira Rojo, Isabel Vigiola, Juan Manuel Villar-Mir, Germán Yanke, Álvaro Ybarra, Emilio Ybarra Aznar, Javier Zarzalejos y Jesús Zarzalejos.
Palabras de Doña Cristina
En su discurso, Doña Cristina elogió la «larga y prestigiosa trayectoria» de estos galardones que concede ABC, «periódico centenario, que es una institución, producto de una obra y del desarrollo de una empresa, puestas en marcha por voluntad de su fundador, cuyas señas de identidad perduran a lo largo del tiempo, más allá de las coyunturas y de las personas». Tras destacar la grandeza de los medios de comunicación, pero también su «responsabilidad al servicio de la verdad, de la convivencia y de la solidaridad entre los miembros de toda sociedad pluralista», glosó la trayectoria de los tres premiados.
Sobre Jon Juaristi, subrayó que «conjuga la calidad literaria con un compromiso genuino a favor de la libertad, asumiendo todos los riesgos que ello supone». De José Miguel Santiago Castelo, aseguró que «es hombre fiel a sus convicciones, a su querida tierra extremeña, a las señas de identidad de ABC y a sus muchos amigos y compañeros». De Agustín Sciammarella, Doña Cristina dijo que «expresa con pocos, pero atractivos trazos la actualidad política».
Concluyó sus palabras la Infanta expresando su «reconocimiento a la importante y valiosa labor diaria de todas las gentes de ABC: desde sus propietarios, directivos y redactores, hasta sus colaboradores, técnicos y trabajadores en todos sus niveles. Somos conscientes del gran esfuerzo que supone poner en la calle todos los días ese muy valioso y complejo producto que llamamos periódico».
Convicciones y compromiso
«ABC está orgulloso de que nuestra cabecera se siga asociando a la Institución monárquica» -subrayó la presidenta-editora de ABC, Catalina Luca de Tena, dirigiéndose a Doña Cristina-. Seguiremos fieles a nuestras convicciones y creencias y al compromiso contraído por ABC con la Historia en defensa siempre de España, de la Corona y de las libertades». A continuación, se refirió a los tres premiados. De Juaristi destacó que «es imposible entender el devenir del pueblo vasco en las últimas décadas sin consultar sus libros apasionados y lúcidos de Juaristi». De Castelo, cuyo despacho, dijo, «es una especie de confesionario laico», quiso subrayar que la suya «es una vida entregada a la Literatura y al Periodismo. La vida de un hombre de lealtades hondas». Finalmente, sobre Agustín Sciammarella, dijo que su caricaturismo «puede permitirse el lujo de esconder la garra para casi acariciar con la pluma».
Concluyó Catalina Luca de Tena con unas palabras que ya pronunció el año pasado, en el mismo acto, ante los Príncipes de Asturias: «El hecho de que ABC, hoy como ayer, como tantas veces a lo largo de su centenaria historia, suscite envidias y enemistades, no significa nada más que el periódico goza de muy buena salud informativa y sigue en su línea de moderación, liberalidad, independencia y servicio a los lectores sin mediaciones interesadas ni partidismos excluyentes. Esa es nuestra lucha y en ella estamos».
Integridad y talento
Antonio Mingote, en calidad de presidente del Jurado, habló también de los tres galardonados. Sobre el trabajo premiado de Agustín Sciammarella manifestó que «ha dibujado sobre una única barbilla poderosa rasgos distintos para la sola triple faz del llamado tripartito de políticos catalanes que gobernaron Cataluña». De José Miguel Santiago Castelo, subrayó que «es unánime él mismo en su integridad, su talento, su cordialidad. Se le quiere y admira con unanimidad, es natural que por unanimidad se le premie. Es la viva representación de este periódico». En cuanto al artículo que le mereció a Jon Juaristi el Cavia, dijo que «lo que me admira de esta admirable pieza periodística, más que su calidad literaria o su profundidad conceptual, es que el artículo sobre el Papa, al que se admira y elogia, lo haya escrito un judío».
Pasión por el periodismo
Jon Juaristi quiso esbozar su relación amorosa con el periodismo, que viene, dice, de antiguo. Ya con quince años, confiesa, ganó un concurso escolar de redacción, e incluso llegó a dirigir un periódico mensual en su colegio. «A mis cincuenta y seis años, y habiendo hecho casi todo lo que se puede hacer en esta vida, si tuviera que definirme profesionalmente, diría que he sido un perpetuo aspirante a periodista», reconoció Juaristi.
Concluyó su intervención con unas palabras dedicadas al director de ABC: «Si alguien me ha ayudado a infiltrarme en este oficio, ha sido, sin duda, José Antonio Zarzalejos. Trabajar con él, primero en "El Correo" y luego en ABC, me ha servido para aprender mucho, para serenar el alma y, desde luego, para ir forjando a lo largo de un tiempo que para ambos ha sido difícil y amargo -los dos hemos sido amputados de nuestra tierra de origen- una firme amistad. Me enorgullece especialmente ser el segundo bilbaíno que ha recibido este galardón, a la zaga de José Antonio Zarzalejos, auténtico intelectual y maestro de periodistas, al que se le otorgó, en cambio, muy merecidamente».
Verdad y libertad
Las palabras de José Miguel Santiago Castelo se convirtieron en una auténtica declaración de amor a ABC: «Aquí aprendí todo lo que sé y de aquí no he querido moverme: esta es una escuela permanente del mejor periodismo, de la mejor literatura, donde se aprende a amar la verdad y la libertad en una perfecta simbiosis de nobleza y liberalidad, de respeto a los demás y de amor a la obra bien hecha. Por eso ABC sigue, pese a quien pese, juvenil y vigoroso, en la primera línea de fuego: porque sabe que le respaldan ciento cuatro años de un magisterio periodístico impresionante y un afán extraordinario de renovarse e ilusionarse cada día».
El subdirector de ABCtuvo un recuerdo especial para algunos nombres propios, comenzando por la familia Luca de Tena («he servido lealmente a tres generaciones»): Juan Ignacio, Guillermo, Catalina, Soledad... También citó a compañeros del periódico cuyas sagas familiares han pasado por esta casa. Y concluyó subrayando «la sensibilidad y la agudeza de nuestra presidenta, Catalina Luca de Tena y de nuestro director, José Antonio Zarzalejos, hombre valiente donde los haya, luchador solitario, periodista admirable y firme, escritor acerado, uno de mis grandes hallazgos en la profesión, en la amistad y en la vida».
Quitar banalidad al dibujo
«A muchos de aquí yo les he dibujado, ahora pueden ponerme cara a mí». Así comenzó su intervención el dibujante Agustín Sciammarella, premio Mingote, quien destacó que «un premio que lleva el nombre de un dibujante lo hace muy especial. Es especial para la profesión, para esta profesión de dibujante, que aunque muy leída, no es siempre igual de valorada». En su opinión, el hecho de que «un medio escrito tan prestigioso como es el diario ABC haya valorado una caricatura le quita banalidad al dibujo, a esta forma de ver las cosas, que tanta gente confunde con ridiculizar».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.