Madrid

null

Hemeroteca > 07/07/2004 > 

La Peineta se convierte en la «joya de la corona» de Madrid 2012 y triplicará su aforo

Actualizado 07/07/2004 - 08:57:27

El Estadio de Madrid, conocido popularmente como La Peineta, triplicará su aforo para pasar de 20.500 a 66.000 espectadores, según el proyecto de ampliación presentado ayer -justo un año antes de que se decida qué ciudad albergará los Juegos Olímpicos de 2012- en el propio estadio madrileño.

El acto de presentación en sociedad de la ampliación de la «joya de la corona», como denominó al futuro Estadio Olímpico el consejero delegado de Madrid 2012, Feliciano Mayoral, congregó a numerosas personalidades de la política y el deporte. Junto al alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, estuvieron el secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky; el presidente del Comité Olímpico Español (COE), José María Echevarría; el director general de Deportes de la Comunidad de Madrid, Antonio Garde; el vicealcalde, Manuel Cobo; el consejero delegado de Madrid 2012, Feliciano Mayoral; y el presidente de la Real Federación Española de Atletismo (RFEA), José María Odriozola, y el arquitecto Antonio Cruz, que con Antonio Ortiz, diseñó hace diez años La Peineta, y que ayer expuso las líneas maestras de su ampliación así como del Parque Olímpico que se construirá en la zona.

El Estadio será el eje central del proyectado Parque Olímpico, que contará también con piscinas y un pabellón cubierto, además de otros servicios.

Con la remodelación, el Gobierno municipal pretende «convertir este estadio en una de las mejores instalaciones deportivas del mundo». Tendrá un aforo de 66.000 espectadores -tres veces el actual-, una pista de atletismo de nueve calles, los más modernos equipamientos, y sobre todo, será accesible a todos los ciudadanos, es decir, estará libre de barreras arquitectónicas. «Queremos -dijo Gallardón- convertirlo en una instalación funcional y de vanguardia que cumpla con todos los requisitos exigidos para la alta competición».

Aunque inicialmente se prevé un aforo de 66.000 plazas, tras acoger los Juegos de Verano de 2012, el estadio se reconvertiría en un campo de fútbol de 73.729 localidades. Para aumentar el aforo y acercar a los espectadores al terreno de juego desaparecerían las pistas de atletismo, que se recuperarían cuando se disputaran competiciones del deporte olímpico por excelencia.

Gallardón destacó como una de las principales bazas del Estadio de Madrid «su localización y accesibilidad a través del transporte público», ya que está situado en el sector oeste dentro del anillo que concentrará numerosas instalaciones y a pocos metros de la Villa Olímpica. El alcalde resaltó también su proximidad al aeropuerto de Barajas, su conexión con el Anillo Verde y sus accesos desde la M-40, el Metro -agradeció a la Comunidad la prolongación de dos líneas- y la futura estación de Cercanías de Renfe. Por todo ello, aseguró que «es el proyecto colectivo más fascinante de la ciudad de Madrid, en el que no caben colores ideológicos o partidistas, porque es algo que nos interesa a todos». Indicó que «los Juegos Olímpicos se conceden a las ciudades, pero la ciudad necesita el apoyo del Estado y de las Comunidades Autónomas de las que forma parte».

Momentos antes, el secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, había expresado el «apoyo sin fisuras» del Gobierno de Rodríguez Zapatero a Madrid 2012. «La candidatura de Madrid para los Juegos de 2012 es algo bueno para Madrid y bueno para toda España, por lo que no hay ninguna diferencia, ni ninguna distancia entre el Gobierno de Rodríguez Zapatero y el de Ruiz-Gallardón», dijo el responsable del deporte español.

Lucha contra el dopaje

Esa decisión se concretará en la creación de «una unidad específica de apoyo a la candidatura» olímpica de Madrid dentro del Consejo Superior de Deportes, en la que estarán deportistas como Fermín Cacho. Además, se celebrará un congreso en la mítica ciudad colombiana de Cartagena de Indias donde se dará a conocer el proyecto a toda la comunidad iberoamericana. El CSD pondrá especial énfasis en la lucha contra el dopaje.

Precisamente, Lissavetzky promovió en 1994, como consejero de Educación, Cultura y Deportes de la Comunidad de Madrid, la construcción de La Peineta. Gallardón resaltó este hecho y agradeció la decisión del actual secretario de Estado. «Gracias a él , que convenció al entonces presidente de la Comunidad, Joaquín Leguina, y a la oposición, tenemos este gran estadio». Y habló de coincidencias entre ambos en torno a esta instalación, «como si el estadio nos uniera». Por su parte, el presidente de la RFEA, José Mª Odriozola, anunció la celebración, el día 17 de julio, del «Super Gran Prix Madrid 2004 de Atletismo como un nuevo paso hacia los Juegos de 2012.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.