Cultura

Cultura

Hemeroteca > 07/04/2001 > 

Zoé Valdés «desataniza» el exilio cubano en su nueva novela

Actualizado 07/04/2001 - 00:38:24
Zoé Valdés era una niña triste, solitaria, melancólica, pudorosa, alegre y con delicioso descaro. Zoé Valdés, muchos años después, es una escritora que «desataniza» la supuesta «mala fama» de los exiliados cubanos en «Milagro en Miami» (Planeta), novela donde abre, de par en par, una ventana a la esperanza del «mestizaje».
-El suyo es un «milagro» que captura el humor y la ironía de «Te dí la vida entera», por ejemplo...
-Sí. En el texto está el mundo del esoterismo, el mundo del poder y del bien y el mal. Traté de hacer un relato concentrado, sin ningún cabo suelto, sobre una historia detectivesca de amor. Es una idea inspirada en un hecho real, el que le pasó a la muchachita Iris Arco, que fue casi raptada y llevada a Italia a su pesar y allí se convirtió en una top-model para recobrar su libertad. A partir de ahí escribí una novela que tiene mucho más de locura y de invención. Sí, confieso que he regresado al humor, que había abandonado un poco en «Querido primer novio» y «Café Nostalgia». Muestro lo terrible y lo cómico como reflejo del exilio. Una historia que tiene que ver mucho con Buster Keaton.
-¿Y con la situación cubana?
-En la isla existe una desigualdad absoluta y muchos desequilibrios: hay presos políticos, hay disidentes y organizaciones de disidentes muy penetradas por la seguridad del Estado y hay un control férreo de tu pensamiento y de tu libertad individual. Y luego hay un turismo desbordante que no ve nada de eso y al que le muestran esa alegría impuesta para conseguir algo.
-¿Usted le ve futuro a los marasmos cubanos?
-Habrá que ser astrólogo. Depende de cómo va a quedar la isla cuando este personaje desaparezca. Y depende de cómo se comporte el mundo con nosotros. A mí personalmente me ha hecho mucho daño el castrismo. No entiendo cómo se puede llegar a niveles tales de degradación que una violación sea aceptada como un hecho natural de la realidad y como una tarea revolucionaria. Eso es terrible. Mire, a los seis años me impideron ser «pionera comunista» porque me acusaban de ser...católica. Y entonces me preguntaron: ¿De quién quieres ser hija. niñita, de Dios o de Fidel? Y ahí empieza toda una historia de doble moral, de doble lenguaje, de esconder lo que uno piensa, de decirlo sólo en el círculo familiar.
-¿Quién teme a Castro?
-Es un personaje enloquecido por el poder desde siempre. Su juventud es muy interesante. Él vivía en el medio «gangsteril» de la Universidad. Y ese pasado no lo abandonó nunca. Lo ha ido desarrollando.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.