Nacional

null

Hemeroteca > 07/03/2010 > 

Aquellos primeros años de Telecinco

La palabra telebasura tiene tantas capas de pintura (le pasa también a glamour y a machismo) que resulta imposible utilizarla con un mínimo de rigor semántico. Lo que sí se puede decir con toda

Actualizado 07/03/2010 - 02:10:41
La palabra telebasura tiene tantas capas de pintura (le pasa también a glamour y a machismo) que resulta imposible utilizarla con un mínimo de rigor semántico. Lo que sí se puede decir con toda seguridad es que la expresión se popularizó para cargar contra la producción televisiva de las cadenas privadas. Tanto de Antena 3 como de Telecinco, la última en cumplir 20 añitos de nada (nació el tres de marzo de 1990). Con motivo del aniversario, la cadena ha publicitado sus grandes hitos, empezando por 1995, cuando se estrenan «Médico de familia» (que inició la producción propia de ficción) y «Esta noche cruzamos el Mississippi» (que asentó la franja del late night). En 1998 llegó la redacción digital de informativos y en 2000,el proyecto «12 meses 12 causas» pero, sobre todo, «Gran Hermano». En 2004 compró la Fórmula 1 y arrebató a TVE el liderazgo en la audiencia (hecho que se repitió en 2005, 2006, 2007 y 2008). ¿Y qué pasó de 1990 a 1995? ¿Quieren pasar de puntillas sobre las grandes creaciones de los albores de Telecinco?
Lo malo de celebrar los aniversarios es que los recuerdos pasan por delante de nuestras narices y nos acordamos de cosas que querríamos olvidar (a Belén Rueda le debe pasar si echa un vistazo a su paso por «VIP noche»). Y es que1990 no es sólo el año del nacimiento de la cadena. Es el año en el que están datados legendarios programas de Telecinco. Un, dos, tres, responda otra vez. «VIP» (abrimos subcarpeta: VIP noche, mar, guay y corazón). Sigo. «Su media naranja», «La quinta marcha», «Tutti Frutti», «Telecupón», «Tele 5...¿Dígame?», «¿Hablando se entiende la gente?» (con su spin off juvenil)... Joyas pleistocénicas ehistoria viva (o momificada) de la televisión en España. El modelo festivo italiano, Lazarov haciendo de las suyas y una continua interrupción de los programas con anuncios (cosa que fue inmediatamente imitada por las otras cadenas).
«VIP», cuyo primer presentador fue José Luis Moreno,era una adaptación muy libre del «Hollywood Squares» de la NBC. Lo más recordado, más que Emilio Aragón con su esmoquin y sus zapatillas (como Eliot Gould), más que los primeros pasos ante las cámaras de Belén Rueda, eran las Cacao Maravillao, bailarinas brasileñas que anunciaban un patrocinador imaginario. «Tutti Fruti» también tenía sus tías buenas, pero como aquí todo (tutti) eramás cañí (Raúl Sénder, Manolo de Vega...) las chicas eran italianas: las Mama Chicho (Patrizia Cavaliere, Patrizia Fabbian, Stephania Dall´ Olio, Daniela Lodigiani, Patrizia Orzieri y Susy Wenderque), que aparecían a cada poco y entonaban su martilleante canción: «Mamá, Chicho me toca, me toca cada vez más. Mamá, Chicho me toca, me toca, me toca, defiéndeme tú...».
Fueron junto a las Cacao Maravillao símbolos de la etapa de Teta Cinco. Pero la televisión de los 90 fue mucho más (o mucho menos). Fue la antitelevisión, como recuerda Fausto Fernández en «Telebasura española». La de Carmen Sevilla en el «Telecupón» leyendo un cartel: «Guálquer Tesas Ránller con Chus Morris». También es la antitelevisión de José Legrá en «Tutti Fruti». Lo del ex boxeador consistía en leer un texto lleno de obstáculos para que no diera una, se tronchara de la risa y el espectador se riera de él. Lo bueno de la telebasura,como dice Jordi Costa en «Mondo Bulldog», es que nos pone en contacto con lo peor de nosotros mismos. Cumple así una muy saludable función de examen de conciencia a la par que de diversión. Estos 20 años han sido más llevaderos con Telecinco de lo que habrían sido sin ella.
POR ROSA BELMONTE
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.