Sociedad

null

Hemeroteca > 07/03/2002 > 

El padre marroquí no escolarizará a su hija si debe llevar uniforme

La solución al conflicto de la niña marroquí podría pasar por permitir su escolarización en el colegio de las Concepcionistas de San Lorenzo de El Escorial sin el preceptivo uniforme. Sin embargo, la Consejería no quiere asumir este riesgo y centra su decisión en hacer respetar el mandato de la Comisión de Escolarización dejando que el colegio atienda las exigencias del padre.

Actualizado 07/03/2002 - 00:41:55
MADRID. El padre de Khadija Aharram, Ahmed, no planteó objeción alguna al uniforme cuando la Comisión de Escolarización le comentó que el colegio de las Concepcionistas exigía esta prenda. Sin embargo, cuando acompañado de un familiar acudió al centro para recibir más información, cambió de parecer. Tras una aceptación inicial, inexplicablemente dijo que su hija no quería «falda sin pantalón», según el informe remitido por la directora del centro al responsable territorial de Educación, Enrique Ramos.
«Yo creo que mi hija no va a querer», «imposible, esto no poder ser», afirmó Ahmed. Al preguntarle por qué había aceptado el uniforme en la Comisión de Escolarización, dijo que no había entendido «qué quiere decir uniforme». A continuación, y tras un breve comentario, los dos marroquíes salieron precipitadamente del recinto. No obstante, y de acuerdo con un comunicado posterior del centro concertado, que siempre ha dado todo tipo de facilidades, se advirtió que la incorporación de la niña se produciría hoy, en lugar de ayer, para prepararle el uniforme. Además, el colegio resaltó que «en ninguno de los dos casos», en referencia a Khadija y a Fátima Ledrisse, ni «en ningún momento», el colegio llegó a hablar con los padres de las niñas del uso del velo, «no siendo por lo tanto, éste un asunto de discusión o rechazo para la titularidad del centro». Como ha informado ABC, el caso comenzó por una denuncia sobre el absentismo escolar de las niñas marroquíes Khadija y Mariem Aharram. La Comisión de Madrid Oeste escolarizó a Khadija en las Concepcionistas y a Mariem en el Colegio Público San Lorenzo.
El padre de las pequeñas no se opuso inicialmente, pero después abrió el referido conflicto en relación con su hija mayor, Khadija. Como sucediera con Fátima Ledrisse, fue añadiendo otras exigencias como la de transporte escolar.
Por su parte, la Consejería de Educación, que dirige Carlos Mayor Oreja, insiste en que sólo velará por que se cumpla la escolarización en el centro asignado. Pero prefiere mantenerse al margen en cuanto al uniforme y deja al centro que decida sobre ello, lo que puede abocarle a un conflicto con su comunidad educativa.
Mientras, el Defensor del Menor de Madrid, Núñez Morgades, asegura que el uniforme «no puede ser un criterio de exclusión» para impedir la escolarización, un bien superior y de atención preferente.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.