Internacional

null

Hemeroteca > 07/01/2007 > 

Los demócratas advierten a Bush que no aceptarán un aumento de tropas

M. GALLEGO CORRESPONSAL. NUEVA YORK. Antes incluso de que el presidente George W. Bush anuncie su nuevo plan para Irak, los líderes de la oposición demócrata ya han lanzado una crítica preventiva ante

Actualizado 07/01/2007 - 02:42:18
M. GALLEGO CORRESPONSAL. NUEVA YORK. Antes incluso de que el presidente George W. Bush anuncie su nuevo plan para Irak, los líderes de la oposición demócrata ya han lanzado una crítica preventiva ante el presunto aumento de tropas que todos los medios auguran. El viernes, la portavoz de la Cámara Baja, Nancy Pelosi, y el líder de la mayoría en el Senado, Harry Reid, hicieron pública una carta conjunta que han enviado al presidente, advirtiéndole que aumentar las tropas será como repetir una estrategia fallida.
Cometer un nuevo error
«Aumentar las fuerzas es una estrategia que ya se ha probado y que ha fallado», aseguran en la carta. «Como muchos actuales y pasados líderes militares, creemos que probarla de nuevo sería un serio error. Añadir más tropas de combate sólo pondrá en peligro a más estadounidenses y estirará nuestro Ejército hasta el punto de romperse sin ninguna ganancia estratégica. Ya hemos pasado el punto de más tropas para Irak».
Los líderes demócratas urgen al presidente a comenzar «una fase de redistribución» de fuerzas en la región o de «retirada gradual». Su problema es que, pese a su flamante mayoría en el Congreso, no tienen ningún poder para impedir lo que todos los analistas dan por seguro, que es un aumento temporal de fuerzas en Irak, que se estima entre una y cinco brigadas adicionales, con una media de 3.500 soldados cada una. Estados Unidos tiene actualmente cerca de 150.000 hombres en Irak.
La única forma en la que los demócratas podrían boicotear el plan del presidente sería cortando los fondos económicos para la próxima partida militar, como reclaman las bases antibélicas, pero ya se han comprometido públicamente a no hacerlo. Semejante medida podría volverse en su contra de cara a la opinión pública, al ser entendida como una traición a los hombres y mujeres que sirven en Irak.
Les quedaría apenas el derecho al pataleo y la posibilidad de exponer públicamente la falta de apoyo que tiene esa estrategia entre los mandos militares, forzándolos a declarar bajo juramento en el Congreso, que es lo que se espera que hagan.
Por su parte, Bush ha tratado de atraer a los demócratas hacia su campo con una invitación a la Casa Blanca que se materializó el viernes con la presencia de 13 prominentes senadores. De entre ellos, Barak Obama, a quien se augura como aspirante a la presidencia, declaró a su salida haber indicado al presidente «que la escalada de tropas en Irak fue un error, y lo que necesitamos es una acomodación política, en vez de un acercamiento militar a la violencia sectaria de allí». A su favor, Obama cree que el presidente reconoce la imperiosa necesidad de un cambio en Irak. La Casa Blanca ha dado indicaciones de que el plan que Bush anunciará previsiblemente el miércoles no se limitará al plano militar, sino que incluirá medidas económicas y diplomáticas.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.