Cultura

Cultura

Hemeroteca > 06/10/2006 > 

La muestra «Zuazo, arquitecto del Madrid de la II República» provoca un vivo debate sobre la memoria histórica

La Biblioteca Nacional acaba de inaugurar la exposición «Zuazo, arquitecto del Madrid de la II República», una interesante muestra dedicada al autor de la Casa de las Flores -en la que vivió Pablo

Actualizado 06/10/2006 - 08:10:46
La Biblioteca Nacional acaba de inaugurar la exposición «Zuazo, arquitecto del Madrid de la II República», una interesante muestra dedicada al autor de la Casa de las Flores -en la que vivió Pablo Neruda- o los Nuevos Ministerios. Secundino Zuazo fue, sin duda, uno de los más grandes nombres del urbanismo y la arquitectura española del siglo XX y su impronta tiene especial importancia en la llamada Escuela de Madrid.
Pero el título de la exposición, que subraya la importancia de su trabajo en el desarrollo y modernización de Madrid entre los años 1931 y 1932, fue motivo suficiente para provocar un breve pero vivo debate en la Biblioteca Nacional con la «memoria histórica» como telón de fondo. Todo ocurrió durante una mesa redonda en la que participaban Antonio Fernández Alba, Oriol Bohígas, Lilia Maure y Rosa Regàs.
Una hija del arquitecto creyó conveniente subrayar ante el público que su padre era católico practicante y otros entre los presentes incidieron en que era monárquico y que su obra nada tiene que ver con ideologías, tal y como ayer confirmaron a ABC Lilia Moure y Antonio Fernández Alba, que destacaron la importancia del apoyo que Indalecio Prieto, primer ministro de Obras Públicas de la República, ofreció a sus ideas.
De hecho, en esos años y con un empuje admirable, Zuazo inspiró todo el desarrollo del eje norte-sur por la Castellana, incluida la unión subterránea de las vías férreas -el túnel de la risa, hoy llamado- y la creación de la estación de Charmartín, «trabajos que significaron un desahogo para una ciudad cerrada sobre sí misma», explica Maure. La pequeña revolución hubiera sido imposible sin el apoyo político de Prieto, que desechó el proyecto de Muguruza de llevar los Nuevos Ministerios a Callao, dando un gran relieve a la obra de Zuazo en aquellos años.
Las razones de la familia del homenajeado, que agradeció ante todo la atención que la Biblioteca Nacional dedica al arquitecto, parecen basarse en el aquívoco título de la muestra, cuyo cartel tiene además los colores de la bandera republicana y que viene a inaugurarse en la Biblioteca Nacional poco tiempo después de la exposición homenaje a los bibliotecarios republicanos y justo antes de que abra sus puertas otra muestra sobre los dibujos que los niños republicanos realizaron durante la guerra.
La familia de Zuazo recuerda que fue autor de 300 proyectos, incluidos un seminario y una iglesia. «No hay que reavivar las dos Españas, porque la guerra no fue grata para nadie. Que no fuera franquista no significa que fuera un republicano de izquierdas, sólo queremos que quede claro. Lo único cierto es que acabó aborreciendo la política que tanto daño le había hecho».
Su vida deja patente lo liosa que puede ser la maniquea simplificación que se encierra en la llamada «memoria histórica». Y para muestra el botón de la vida de estos dos hombres: Zuazo marchó al exilio tras ser avisado por dos albañiles de que «los rojos iban a pasearlo». La envidia de la profesión por el relieve de su trabajo no estaba lejos de su condena. La familia huye a París, vía Alicante y, al término de la guerra, trata de volver a España. Franco les denegó el permiso durante un tiempo y, finalmente, confinó al arquitecto largos años en Gran Canaria.
Paralelamente, cuando la situación de la República se deteriora, veremos a Indalecio Prieto implicado en la compra de armas para la revolución de Asturias y -capricho del destino-, en 1939 llega al exilio mexicano custodiando una maleta que contenía los últimos escritos y pertenencias de José Antonio Primo de Rivera, parte de la misma historia, de la misma memoria.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.