Cultura

Cultura

Hemeroteca > 06/10/2003 > 

Miguel Fisac, galardonado con el premio Nacional de Arquitectura 2002

El Ministerio de Fomento le ha concedido este premio teniendo en cuenta su aportación a la hora de introducir la arquitectura española en la modernidad del siglo XX

Actualizado 06/10/2003 - 00:31:53
YOLANDA CARDOMiguel Fisac
YOLANDA CARDOMiguel Fisac
MADRID. A sus noventa años, Miguel Fisac ha soñado con los edificios más bellos del mundo, con las innovaciones tecnológicas más atrevidas, con las soluciones estéticas más sabias. Hoy, que se celebra el Día Mundial de la Arquitectura, abre los ojos y recuerda que le acaban de conceder el premio Nacional de Arquitectura, otorgado por el Ministerio de Fomento y seguramente los cierra otra vez para dejar de contemplar las espantosas construcciones que ensombrecen el hermoso cielo de Madrid.
Don Miguel se encuentra muy desengañado del mundo y de sus obras y es que «la arquitectura y el urbanismo, según manifiesta, constituyen la expresión de una sociedad. Es como un espejo. ¿Y qué quiere que le diga? Basta con mirar alrededor para darte cuenta de que nuestra sociedad es un verdadero desastre. Es como si estuviéramos todos locos, como si el mundo se hubiera vuelto loco de remate».
Después del duro golpe que supuso el atentado de las Torres Gemelas, no puede comprender la reacción que ha provocado. «¡Es que no se puede entender! Es una sociedad que está loca. ¿Cómo es posible que ahora construyan cinco torres más altas que las anteriores? Eso es de estúpidos por no llamarles de otra manera. En este sentido, creo que estamos viviendo uno de los peores momentos de la historia. Y yo tengo noventa años y me iré pronto, pero aquí se quedan ustedes. Esta sociedad no hay por dónde cogerla. Pringa por todas partes».
Opina que se siente como Noé cuando entró en el arca para salvarse del diluvio. «Para salir de la ciudad nos jugamos la vida y es que la ciudad nos expulsa, nos echa a todos. En lugar de ser un lugar para vivir y convivir, es un lugar de malvivir. Las fuerzas centrífugas nos lanzan hacia el exterior».
El premio que le han concedido reconoce su valiosa aportación a la hora de incorporar la arquitectura española a la modernidad del siglo XX logrando un estilo de gran personalidad en el que incorpora originales soluciones estructurales con hormigón pretensado y postensado y ensayando particulares sistemas de prefabricación. Además, han resaltado su continuada y sobresaliente aportación a los aspectos sociales, económicos, estéticos y tecnológicos de la arquitectura.
Ese aspecto social, ¿ha primado siempre en su obra? «Sí, yo siempre he querido hacer casas económicas, porque entendía que ésa era mi obligación. He intentado buscar muchas soluciones de prefabricación, pero no han cuajado, porque, en general, el arquitecto es lo que menos le importa al promotor de casas de viviendas. Mi primer premio lo gané en el 43 en el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid por un proyecto que se llamaba: «Casas mínimas. Casas en cadena». Pero no pude hacerlo».
Considera que el proyecto que más le gustaes el que va a realizar. «Aquellos que he hecho prefiero no volver a mirarlos, porque siempre hay alguien que mete la pata o a veces soy yo mismo. Nunca me quedo satisfecho».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.