Deportes

Deportes

Hemeroteca > 06/08/2002 > 

Boris acabará con 30 años de tradición en la Real

Actualizado 06/08/2002 - 23:49:41
MADRID. Silvestre fue un delantero de choque. Barcelonés, la Real Sociedad le fichó nada más consumar su último ascenso a Primera, en 1967, para consolidarse en la categoría. A fe que lo hizo. El equipo donostiarra suma treinta y cinco años consecutivos en Primera.
Silvestre jugó durante cinco temporadas. Finalizada su relación con el conjunto de San Sebastián, la Real Sociedad volvió a aplicar en 1972 una norma que había nacido en 1962 y perdurado hasta 1967, periodo en el que el club vivió su última época en Segunda: con futbolistas de la tierra. Silvestre nunca pudo calibrar que sería, durante treinta años, el último jugador español y no vasco que militara en la Real Sociedad.
Luis Uranga, el anterior presidente blanquiazul, argumentaba que los grandes salarios de los futbolistas españoles de otras regiones impidieron que esa realidad se rompiera. El equipo guipuzcoano fichó en los últimos lustros a profesionales portugueses, argentinos y de la Europa del Este, más baratos. Hoy, un asturiano, Sergio Boris, puede acabar con esa tradición y con el «farolillo rojo» de Silvestre: el central del Oviedo será traspasado a la Real por 1,6 millones de euros. Barrenetxea, vicepresidente de la entidad, ha sido contundente: «Es lo mismo un jugador nacido en Oviedo que otro nacido en Belgrado».
De Herrerita a Pérez Payá
Boris y José Luis Astiazarán, actual presidente de la Real Sociedad, pondrán fin a una tradición que antes de 1962 no existía. En las décadas de los cuarenta, los cincuenta y principio de los sesenta, Atocha vio jugar a diversos jugadores vestidos de blanquiazul que eran españoles y no vascos.
Otro barcelonés, Capdevila, fue el portero realista de los años cuarenta. Artigas, el centrocampista valenciano, estuvo en la Real en las campañas 49-50 y 51-52. El menorquín Bagur jugó diez temporadas, desde 1949 hasta 1959. El Real Madrid cedió al madrileño Villa en 1961 y al santanderino Raba en la Liga 61-62. El asturiano Herrerita también fue prestado por el Madrid en esa campaña 61-62. Antes ya habían vestido igualmente los colores donostiarras el valenciano Gayet y un alicantino, el ex rojiblanco Pérez Payá, años después presidente de la Federación.
Boris reconocía: «No me lo esperaba». Nadie dirá eso otra vez.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.