Toledo

null

Hemeroteca > 06/05/2003 > 

Atención a la diversidad: el esfuerzo por atender las necesidades de cada alumno desde el sistema educativo

Actualizado 06/05/2003 - 05:00:03
TOLEDO. La atención a la diversidad, o lo que es lo mismo, la vocación de dar respuesta a las diferencias de cada alumno dentro del sistema público de Enseñanza, se ha convertido en una de las principales prioridades del Gobierno de Castilla-La Mancha. Muestra de ello es que, desde la asunción de competencias en enero de 2000, el volumen de profesionales dedicados expresamente a atender las necesidades particulares de estudiantes se ha incrementado de forma importante, pasándose de 175 maestros especialistas a casi 400.
Al hablar de atención a la diversidad en las instituciones escolares se alude a dos realidades distintas. Por un lado, los equipos que se dedican a los alumnos con necesidades educativas especiales dadas por disfunciones psíquicas o físicas, -competencia de los maestros de Pedagogía Terapéutica- y a los que necesitan apoyo para la rehabilitación del lenguaje, tarea encomendada a los docentes de Audición y Lenguaje. Por otro, están los profesores de Educación Compensatoria,dirigida a inmigrantes y estudiantes pertenecientes a minorías étnicas, que requieren adquirir ciertos niveles que les permitan integrarse en sus respectivos grupos escolares.
La integración en la Enseñanza de estos maestros no sólo configura al sistema educativo como un auténtico agente capaz de modificar la realidad social, sino que también, a título individual, se ha convertido en un reto para la profesionalidad y la cualificación de todos los docentes, ya que la atención a la diversidad en las aulas es una labor en la que se involucra del primero al último de los profesores de cada centro.
Recursos a la medida
De esta realidad tienen mucho que decir los maestros del colegio público «Ángel del Alcázar» ubicado en el barrio de Santa Bárbara, un centro con más de 400 matriculados, en el que unos 20 alumnos reciben educación especial previo diagnóstico del psicopedagogo del equipo de Orientación, y otros 30 educación compensatoria, muchos de ellos niños pertenecientes a familias gitanas.
Según explica el director del colegio, Francisco Javier Ayuso,en la actualidad el colegio disfruta de medios humanos y materiales muy satisfactorio para la atención que es necesario prestar, aunque -apunta- no siempre fue así en un centro con una larga experiencia en la recepción de niños y niñas que han requerido una educación especializada. Hoy por hoy, asegura, la Administración regional está absolutamente sensibilizada con este ángulo de la Educación, de manera que «no se escatima» en la dotación de recursos.
En este sentido, el director indicó que el «Ángel del Alcázar» cuenta hoy con dos maestros de Pedagogía Terapéutica, uno de Audición y Lenguaje y uno de Educación Compensatoria, que muchas veces, sobre todo en las categorías infantiles, prestan asistencia a los alumnos dentro de las aulas, con el resto del grupo. A ellos, añadió, hay que sumar un equipo de Orientación, compuesto por un Psicopedagogo y un Trabajador Social, y otro de Atención Temprana, destinados a detectar disfunciones en la Educación Infantil, que visitan el colegio una vez a la semana.
No obstante, explicó Francisco Javier Ayuso, en este centro es preciso subrayar que «todo el claustro» está profundamente sensibilizado con esta tarea, que impregna toda la actividad docente con la que es «absolutamente compatible» sin que, en ningún caso, se resienta el trabajo académico. «Es una experiencia -destacó-, hay que huir de la idea de que, porque haya educación especial, el resto del alumnado vaya a salir perjudicado: todos aprenden de ello, también a convivir con la diferencia, que es algo muy enriquecedor».
Una prioridad en los centros
Si el «Ángel del Alcázar» acumula una larga trayectoria en todo lo que se refiere a minorías o alumnos con dificultades de algún tipo, el recién creado IES número 8 -ubicado en la antigua Normal, y todavía a falta de que el Consejo Escolar decida un nombre- es el ejemplo de un centro que está arrancando, pero ya con la dotación necesaria para responder a estos colectivos.
Su directora, Carmen García Hidalgo, señala incluso que, para el volumen de matriculados de este instituto, unos 350, se cuenta incluso con «más recursos de los que se supone», hasta ahora sólo destinados a chicos y chicas con necesidades educativas especiales -unos 15-, ya que de momento la población escolar no requiere especialistas en compensatoria.
Así, indicó que el IES dispone de un logopeda, una psicóloga, dos maestros de apoyo y un ayudante para asistir expresamente a una alumna con dificultades de movilidad, un equipo que, en conjunto, se ocupa de proporcionar clases intensivas de apoyo en materia lingüística o formación científico-matemática.
Aparte de subrayar también la gran implicación del resto del profesorado en el logro de los objetivos que persiguen estos alumnos, la directora incidió especialmente en la importancia que tienen las familias a la hora de lograr los avances que se persiguen. «Existe -señaló- una relación muy estrecha, una sintonía fundamental entre los profesores y las familias que redunda en beneficio de los alumnos, que deben sentirse apoyados en los dos ámbitos para superar sus dificultades».
En cualquier caso, a juicio de Carmen García Hidalgo, existe plena confianza en que, a medida de que el instituto siga creciendo en los años sucesivos, la Consejería competente va a seguir proporcionando los profesionales necesarios para seguir adelante con esta labor, detrás de la que se sitúa un proyecto integral por una sociedad más igualitaria.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.