Opinión

Opinión

Hemeroteca > 05/12/2006 > 

Chávez, el presidente perpetuo

CON su victoria electoral del domingo, Hugo Chávez empieza a dar forma a su proyecto de convertirse en dirigente vitalicio de Venezuela, amparado por una legitimación democrática superficial que le

Actualizado 05/12/2006 - 02:51:36
CON su victoria electoral del domingo, Hugo Chávez empieza a dar forma a su proyecto de convertirse en dirigente vitalicio de Venezuela, amparado por una legitimación democrática superficial que le ahorre las molestias de la crítica internacional: lleva en el poder desde febrero de 1999, ha obtenido un nuevo mandato hasta 2013, que debería ser el último según la Constitución que hizo a su medida, y ya ha anunciado que una de las primeras normas que piensa reformar será la limitación correspondiente para llegar a mantenerse como poco hasta el año 2021 y cumplir así su sueño de celebrar personalmente el bicentenario de la batalla de Carabobo con la espada del libertador Simón Bolívar en la mano. Mientras los precios del petróleo se lo hagan posible, Chávez se puede permitir una política populista que, adecuadamente mezclada con un lenguaje revolucionario, propio de otros tiempos, le proporciona un inmenso caudal de votos. Como resultado, se agravará la división política del país y la economía productiva -la que no depende del petróleo- continuará su carrera hacia el abismo. Sus ingerencias, más o menos públicas, en todo el continente para favorecer la emergencia de líderes que difundan sus ideas se mantendrán como el norte de su política exterior. Venezuela va a seguir despilfarrando los mejores años de ingresos petroleros para que Chávez pueda hacer realidad sus fantasías históricas .
El candidato perdedor, Manuel Rosales, probablemente sabía de antemano que resultaba muy difícil vencer una estructura político-militar bien organizada y que usa y abusa sin escrúpulos de los mecanismos del Estado, los pocos que aún quedan y que no han sido transferidos a la esfera de acción personal del presidente. Como programa, hay que reconocer que lo que prometía el gobernador del Estado de Zulia -más dádivas, aunque con otra forma de utilizar el dinero público- tampoco era lo que necesita en estos momentos un país como Venezuela, pero al menos ha logrado mantener la unidad de la oposición a Chávez, cuya disgregación había sido hasta ahora su talón de Aquiles. Preservando activamente esta unidad bien forjada, Rosales puede ser más útil a los venezolanos que retirándose otra vez a sus cuarteles de invierno para vivir también de las rentas petroleras en su feudo.
En Iberoamérica ha habido otros regímenes, como el del PRI mexicano -acertadamente considerado como la «dictadura perfecta»-, que tardaron casi setenta años en ser vencidos democráticamente. Si los adversarios de Chávez no hubiesen cometido tantos errores, ahora no estarían pensando en estos términos. Pero no les queda otro remedio que perseverar en la unidad y en el ejercicio democrático de la oposición si quieren salvar a su país, algún día, de los delirios de Chávez.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.