ABC2

null

Hemeroteca > 05/10/2008 > 

Una apuesta comprometida

DANZAEl corazón de piedra verdeBallet de José Antonio inspirado en la novela de Salvador de Madariaga. Música: José Nieto. Iluminación: Juan Gómez Cornejo. Vestuario: Yvonne Blake. Escenografía

Actualizado 05/10/2008 - 02:54:02
DANZA
El corazón de piedra verde
Ballet de José Antonio inspirado en la novela de Salvador de Madariaga. Música: José Nieto. Iluminación: Juan Gómez Cornejo. Vestuario: Yvonne Blake. Escenografía: Ricardo Sánchez Cuerda. Principales intérpretes: Carlos Rodríguez, Primitivo Daza, Miguel Ángel Corbacho, Cristina Gómez, Mercedes Burgos, José Antonio _ Teatro de la Zarzuela, Madrid
JULIO BRAVO
José Antonio, director del Ballet Nacional, ha querido levantar el telón de las celebraciones del XXX aniversario de la compañía con una apuesta verdaderamente comprometida: la conversión en ballet de la novela de Salvador de Madariaga «El corazón de piedra verde», en la que se relata la conquista de México. La tarea ya se antojaba complicada sobre el papel por lo ajeno que el argumento y la historia parece estar del lenguaje de la danza española, y su puesta en escena no ha hecho sino refrendar las sospechas.
A José Antonio, que ha demostrado con creces su talento como coreógrafo, no se le puede negar la valentía, y la producción además se ha afrontado con seriedad, medios y honradez. El Ballet Nacional tiene la obligación de dar pasos como éste, de arriesgar, de ser ambicioso en el mejor sentido de la palabra, de buscar nuevas vías de expresión -también, claro, de explorar en el repertorio y dar actualidad a trabajos de otros maestros-. Pero, como ocurriera con «La Celestina», presentada hace más o menos una década en el Teatro Real, los resultados no están a la altura de sus intenciones.
La complejidad de la historia narrada, demasiado enredada para llevar al lenguaje coreográfico, donde la claridad es uno de los elementos imprescindibles, ha condicionado seguramente la puesta en escena de «El corazón de piedra verde», un ballet que se antoja pretencioso y en el que ocurren demasiadas cosas. Es también -y hay que decirlo- una producción con mayúsculas, de una factura magnífica, técnicamente impecable, con momentos de una gran belleza estética, como la escena del embarque y el naufragio, que cierra el primer acto. La música, escrita con la solvencia e inspiración habitual de José Nieto, tiene acentos más cinematográficos que teatrales.
Decía José Antonio en las horas previas al estreno que este ballet era un trabajo muy distinto al que ha hecho hasta ahora. Y es cierto. Pero quienes han seguido la trayectoria coreográfica del artista madrileño echan de menos en «El corazón de piedra verde» más baile. José Antonio ha sido como bailarín -en este ballet también aparece en un papel episódico- uno de los mayores virtuosos de la historia reciente de la danza española, y en sus trabajos siempre se ha bailado mucho. No es, sin embargo, el caso de esta coreografía.
Y es extraño porque el Ballet Nacional atraviesa un momento magnífico, con un cuerpo de baile de extraordinaria calidad, con solistas como Cristina Gómez, Raúl González o Miguel Ángel Corbacho, capaces de desenvolverse de manera sobresaliente en diversos estilos; y unos artistas invitados como Primitivo Daza, que otorga peso específico y majestuosidad a su Moctezuma; o, sobre todo, Carlos Rodríguez, un bailarín efervescente, que llena de calidad todas sus intervenciones.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.