Toledo

null

Hemeroteca > 05/07/2008 > 

Bono y el Mensaje de la Corbata

Juan de Dios Orozco LópezConsultor de protocoloEn el Pleno del Congreso de los Diputados del pasado jueves, el presidente del Congreso, José Bono, envió al ministro de Industria una corbata al

Actualizado 05/07/2008 - 02:49:01
Juan de Dios Orozco López
Consultor de protocolo
En el Pleno del Congreso de los Diputados del pasado jueves, el presidente del Congreso, José Bono, envió al ministro de Industria una corbata al observar que ocupaba su escaño sin ella. El señor Sebastián no sólo no se la anudó si no que, al parecer, envió al que fuera presidente de la Junta y ministro de Defensa, un termómetro en clara alusión a las altas temperaturas que venimos sufriendo en España. El ministro de Trabajo hizo lo propio y se despojó también de la corbata, manifestando así su solidaridad con el ministro de Industria y el rechazo al ofrecimiento del señor Bono.
El gesto de evitar la corbata es copia del que ya realizó el presidente Japonés Junichiro Koizumi, en 2005, promoviendo una campaña en la que se ahorraron 70 millones de kilowatios por hora durante los días más calidos de ese año.
Resulta comprensible que los responsables políticos prediquen con el ejemplo y se despojen de corbatas y americanas para que se consuma menos energía. Sin embargo, lo cierto es que nuestros gobernantes deberían prestar mayor atención no tanto a su comodidad personal cuanto a su imagen institucional y a lo que por su cargo representan. Dudo, además, que en el Congreso, en los despachos de los ministerios o en el vehículo oficial tengan tanto calor como para eludir la responsabilidad de no ir vestidos para hacer su trabajo.
El cuidado de la indumentaria personal genera confianza, demuestra respeto a los demás y pone de manifiesto otras muchas cualidades y defectos. De lo anterior, el respeto hacia los demás, en razón de «lo que se es», es lo más importante.
Vienen a mi memoria tres casos, referidos a indumentaria de políticos, muy explícitos y esclarecedores: que yo recuerde, Alfonso Guerra jamás asistió a las cenas de gala del Palacio Real por su negativa a ponerse un frac, en clara coherencia con sus ideas políticas y su «forma de ser y estar», pero tampoco se ha presentado en el Congreso sin corbata. En el caso de las cenas de gala con ocasión de visitas de Estado, su coherencia personal superó a la exigible coherencia institucional. Evo Morales se paseó por medio mundo con su «chompa» de lana de llama, aunque en su toma de posesión se exigió traje oscuro y corbata para los caballeros y traje de cóctel para las damas. Cuando menos, resulta poco adecuado para un Jefe de Estado actuar de forma tan grosera. Finalmente el presidente Lula da Silva, en la cena de gala que SS. MM. Los Reyes ofrecieron en su visita de Estado, se presentó con un traje de chaqueta a una cena en la que se exigía etiqueta (frac), menospreciando a sus anfitriones que, atendiendo exquisitamente a las exigencias protocolarias, sí vistieron sus mejores galas. En los tres casos primaron las preferencias, gustos y comodidades personales a las exigencias básicas de cortesía, responsabilidad política y representación.
La elección de indumentaria responde a dos criterios básicos: el lugar donde se realiza la actividad y el público objetivo. En los casos de políticos que he mencionado no se tuvieron en cuenta estos factores y me temo que en el caso del Ministro de Industria, en su actuación ante el Congreso, tampoco ocurrió así.
La supuesta incomodidad que la corbata o la americana provoca en nuestros responsables políticos va incluida en el sueldo y este aspecto debió ser el que movió a José Bono a enviar ese «mensaje de la corbata» al ministro de Industria. A la sutileza del Presidente del Congreso -uno de los políticos españoles que más saben de imagen y comunicación- de enviar una corbata, se contestó con el gesto descompuesto del ministro de Trabajo de quitársela y con la actitud burlona del envío de un termómetro. Quizá con el invierno, para ahorrar energía, se introduzca la mesa camilla y la manta mulera en nuestro Congreso, aunque no creo que las impecables formas de su presidente lo permitan.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.