Cultura

Cultura

Hemeroteca > 05/07/2007 > 

Frida Kahlo, musa de México

EUGENIO RIVERA SERVICIO ESPECIALMÉXICO. México celebrará mañana los cien años del nacimiento de la pintora Frida Kahlo (1907-1954) en un ambiente de fiesta y respeto hacia una mujer espléndida que se

Actualizado 05/07/2007 - 08:31:30
México celebrará mañana los cien años del nacimiento de la pintora Frida Kahlo (1907-1954) en un ambiente de fiesta y respeto hacia una mujer espléndida que se convirtió en una gran artista a pesar de vivir al lado de un gigante del arte como el muralista Diego Rivera.
«Fue inteligente, valiente y genial», declaró a este diario Martha Zamora, autora del libro «El pincel de la angustia», un repaso admirable por la obra de la artista mexicana. La experta considera que la pintora es una artista universal y, «definitivamente», la más popular de México, un país donde esta hija de alemán y mexicana mantiene con la gente «una relación visceral, pero siempre positiva, de familiaridad».
Estos días, el Palacio de Bellas Artes de la capital mexicana expone una magna exposición sobre su vida y la Casa Azul, el lugar donde vivió su infancia, parte de su vida adulta y donde murió, otra muestra con vestidos, pinturas, bocetos, fotos y otros objetos que explican a los visitantes cómo vivía Frida.
La ocupación de su vida
Los actos que se suceden son variados: desde estudios nuevos de sus archivos, análisis de sus gustos y vestidos hasta acontecimientos de corte más comercial, como el de Aeroméxico, que puso el nombre de «Frida» a uno de sus aviones. Martha Zamora señala que lo grandioso de Frida fue «hacer de la pintura la ocupación de su vida» a pesar de haberse enamorado de Diego Rivera, el artista que marcó una época con sus murales y obras de gran tamaño.
Al lado de esa «personalidad avasalladora» que era Rivera, Zamora recuerda que Kahlo fue muy consciente de que su esposo, con quien se enemistó en varias ocasiones, sería el que dejaría un legado para la historia. Kahlo «consiguió su crédito y su espacio» y se decantó por un tipo de «pinturas íntimas», algunas de tamaño mínimo, sobre las que volcó el dolor y las pasiones que envolvieron su vida. En un momento en que la tendencia la marcaba la enormidad del mural, Zamora destaca que Frida Kahlo se puso «a pintar su propio rostro una y otra vez», tantas veces que a muchos les pareció obsesiva su pasión por el autorretrato.
Para la gente de México, Frida «forma parte de su vida, de su entorno y de su nacionalidad», a pesar de lo mucho que se ha mercantilizado su figura, que ha servido para vender incontables libros, tequila y otros objetos que tienen que ver con la artista.
En el mundo de la política, Frida Kahlo fue afín al comunismo, una luchadora de causas sociales perdidas en un México que se revolvía por afianzar las conquistas de la Revolución y que había tendido su mano a decenas de miles de refugiados, especialmente los republicanos españoles y los judíos expulsados de Europa tras la II Guerra Mundial.
La feminista Marta Lamas asegura que su personalidad combinó «transgresión y resistencia», aspectos vigentes en un México actual marcado por la desigualdad, que siente placer viendo el reconocimiento mundial que está recibiendo Frida. Entre los actos más originales destaca el que el pasado mayo realizó el fotógrafo estadounidense Spencer Tunick, que eligió la casa-museo de Frida Kahlo para retratar en el patio del recinto a más de un centenar de mujeres de entre 25 y 45 años.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.