Nacional

null

Hemeroteca > 05/06/2007 > 

El Gobierno plantea al Vaticano que las elecciones pueden adelantarse al 28 de octubre

JESÚS BASTANTEMADRID. El Gobierno maneja la hipótesis de un adelanto electoral, circunstancia que aún no ha sido decidida porque está sujeta a múltiples variables políticas abiertas. Pero de hacerlo

Actualizado 05/06/2007 - 07:15:15
El Gobierno maneja la hipótesis de un adelanto electoral, circunstancia que aún no ha sido decidida porque está sujeta a múltiples variables políticas abiertas. Pero de hacerlo, la fecha elegida es el domingo 28 de octubre, que coincide, además, con el veinticinco aniversario de la primera victoria electoral de Felipe González, en 1982. La información, que no ha sido confirmada por el Gobierno pero sí por otras fuentes solventes, ha trascendido debido a un acontecimiento que se celebrará el 28 de octubre. Se trata, como adelantó este diario, de la ceremonia de beatificación en Roma de 498 mártires de la II República y la Guerra Civil, la mayor en la historia de la Iglesia, según han confirmado a ABC fuentes vaticanas, quienes añadieron que la Santa Sede «hará oficial el anuncio en las próximas horas». Se trata de una respuesta a la ofensiva revisionista del Gobierno, la llamada memoria histórica.
Como viene siendo habitual en las relaciones entre España y la Santa Sede, el Vaticano informó con antelación al Gobierno de la fecha elegida para las beatificaciones, a las que se prevé asistan casi dos millones de fieles. Sin embargo, la elección del 28 de octubre se ha convertido en un escollo. Lo demuestra el hecho de que Ejecutivo haya mantenido «contactos informales» con la Santa Sede a través de «personas cercanas al Gobierno» para tratar de retrasar la ceremonia, tal y como aseguró a este diario un alto funcionario vaticano. Este dato fue posteriormente confirmado por responsables eclesiásticos españoles.
Contactos antes del 27-M
Los citados contactos se llevaron a cabo después de que la Conferencia Episcopal anunciase la beatificación de casi medio millar de mártires, en una ceremonia que tendrá lugar en la plaza de San Pedro y en la que participará Benedicto XVI.
La razón apuntada por el entorno del Ejecutivo socialista para solicitar el aplazamiento de la ceremonia, según apuntan fuentes cercanas a los protagonistas de los contactos, no era otra que «la posibilidad de un adelanto electoral». En dicho caso, señalaron, «la única fecha sería la del 28 de octubre».
Sin embargo, responsables eclesiásticos españoles confirmaron a ABC que la petición del Ejecutivo socialista no fue atendida, añadiendo que «la Santa Sede no se echará atrás en la fecha». De hecho, la Conferencia Episcopal está a la espera del pronunciamiento oficial del Vaticano para publicar una obra que, bajo el título «Quiénes son y de dónde vienen. 498 mártires del siglo XX en España», está ultimando Edice, la editorial de la Casa de la Iglesia, y que recoge biografías y fotografías de todos los nuevos beatos.
Aunque la Conferencia Episcopal española ya ha hecho pública la ceremonia de beatificación, la Santa Sede todavía no ha oficializado los nombres de todos los 498 beatos que subirán a los altares de las iglesias locales el próximo 28 de octubre.
De hecho, el pasado viernes la Santa Sede anunciaba la aprobación de los decretos de beatificación de 127 mártires de la Guerra Civil, que pese a encontrarse en el listado de futuros beatos manejado por el Episcopado español, todavía no habían recibido el plácet oficial.
Desmentido oficial
Sin embargo, tanto fuentes gubernamentales como socialistas insistieron ayer en descartar el anticipo y en asegurar que se agotará la legislatura. Además, un portavoz autorizado de la Vicepresidencia primera del Gobierno, cuya titular, María Teresa Fernández de la Vega, lleva personalmente las relaciones con el Vaticano y la Conferencia Episcopal, desmintió que desde ese despacho se hayan hecho gestiones o planteamientos de la naturaleza de los referidos, según informa Gonzalo López Alba.
En la línea de descartar un adelanto electoral se pronunció públicamente el «número dos» del PSOE, José Blanco, quien, tras la reunión de la Permanente de la ejecutiva, anunció que, tras el comité federal del día 9, el partido se volcará en «preparar las elecciones generales» porque «queda poco menos de un año de legislatura». En el mismo sentido, indicó que el próximo debate sobre el estado de la Nación, que se celebrará en la primera semana de julio, «debe servir no sólo para hacer balance, sino también para conocer los planes de trabajo del Gobierno hasta que finalice su mandato el próximo año».
Tras las elecciones del pasado domingo, en algunos círculos gubernamentales y socialistas se argumentó a favor del adelanto de las generales con la premisa de que, si el resultado ha servido «para que nuestro electorado le vea las orejas al lobo», sería una ocasión para aprovechar ese presunto estado de ánimo entre sus votantes que optaron por la abstención.
«Nadie adelanta tras perder»
Sin embargo, con base a la misma premisa, la tesis dominante entre los miembros del Gobierno y de la dirección del PSOE es la contraria, porque «sería demasiado evidente el oportunismo y se podría interpretar como una señal de temo y debilidad». «Ningún gobernante adelanta unas elecciones si acaba de perder otras», zanjaron en fuentes de La Moncloa.
Aunque a favor del adelanto se ha esgrimido por algunos la dificultad que puede existir para aprobar los próximos Presupuestos del Estado, a esta razón se oponen dos: los responsables de su negociación creen que se podrá ahormar una mayoría suficiente -ha sido distinta en cada uno de los tres ejercicios presupuestarios- y, en caso de necesidad, siempre cabría una prórroga de los vigentes. Los Presupuestos se aprobarán en diciembre, fecha después de la cual ya no volverá a reunirse el Parlamento.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.