Internet

null

Hemeroteca > 05/06/2002 > 

La telefonía de tercera generación empieza oficialmente en España

Aunque con retrasosobre lo previsto, ya están en marcha en España las primeras pruebasde telefonía móvil de tercera generación. Según los expertos, habráterminales UMTS a finales de este mismo año, aunque los servicios tendrán que esperar a 2003.

Actualizado 05/06/2002 - 23:51:38
Luis Ezcurra, director general de Desarrollo de Telefónica Móviles. ABC
Luis Ezcurra, director general de Desarrollo de Telefónica Móviles. ABC
MADRID. El momento ha llegado. Y aunque haya sido por los pelos, las cuatro operadoras con licencias UMTS en España (Telefónica, Vodafone, Amena y Xfera) han conseguido finalmente cumplir con los plazos del Gobierno y dar los primeros pasos para llegar a la tan ansiada telefonía de tercera generación. El proceso ha sido largo y plagado de retrasos, pero desde el pasado 1 de junio 15 ciudades españolas son el escenario de las primeras pruebas piloto.
En España, uno de los primeros países en otorgar las licencias, el servicio tendría que haber empezado hace exactamente un año, en verano de 2001. Sin embargo, en aquellas fechas, la tecnología, en especial los terminales necesarios para el despliegue de los servicios 3G, aún no estaba disponible. El ministerio de Ciencia y Tecnología retrasó entonces el plazo hasta el pasado 1 de junio y, dado que la situación (en cuanto a disponibilidad tecnológica) no había cambiado, rebajó sus exigencias a unos «servicios mínimos» que finalmente han podido ver la luz.
Tanto los fabricantes de teléfonos como las operadoras afirman ahora que podría haber terminales funcionando a finales de este mismo año, aunque nadie se atreve a garantizar los primeros servicios comerciales hasta el primer semestre de 2003.
Sin dinero para investigar
«Algún día, alguien escribirá esta auténtica paradoja de la historia», afirma Luis Ezcurra, director general de Desarrollo de Negocio de Telefónica Móviles. «El coste de las licencias fue enorme. Y en gran parte, el dinero se sacó de los departamentos de I+D para colocarlo bajo otros conceptos, como administración y bancos. Ese dinero, hoy, no está produciendo capacidad de investigación, y eso provoca un retraso... Es una espiral diabólica. Cuando se retrasó UMTS porque no había terminales, es que ya no quedaba dinero para hacerlos. Yo he visto a un gran fabricante de terminales pedir a un operador que le adelantara un porrón de millones de dólares para completar el desarrollo de un teléfono 3G.».
La convocatoria de subastas para obtener las licencias UMTS, en efecto, tuvo como consecuencia un incremento desmesurado de las pujas, que supusieron una inversión superior a los 130.000 millones de pesetas. La crisis estaba servida. Las operadoras, sin embargo, no quisieron renunciar a los servicios de datos a través del móvil, y empezaron a ofrecerlos primero a través de Wap y después con GPRS, conocida como la «segunda generación y medio», cuyos terminales empiezan ahora a extenderse entre los usuarios.
Sin embargo, y a pesar de una situación capaz de confundir al más pintado, Luis Ezcurra se muestra optimista: «El problema que se está produciendo con las nuevas generaciones de telefonía es que estamos destapando los aspectos tecnológicos sin haber enseñado todavía las ventajas de conveniencia para el consumidor. Me refiero ahora a UMTS y GPRS. El mercado nos ha llevado a tener que transmitir esas tecnologías antes de haber transmitido sus beneficios. Ahora que empezamos a hacerlo, nos encontramos con una respuesta fantástica de los consumidores. Me refiero, por ejemplo, a los servicios Wap. Se habla del fracaso de wap, y yo llevo yameses diciendo que no es verdad que haya fracasado, sino que no ha tenido éxito todavía. En cuanto hemos empezado a enseñar los beneficios que esa tecnología aporta al consumidor, la respuesta ha sido enorme. Ahora tenemos 20 millones de páginas vistas a la semana».
Ezcurra, igual que los representantres de las demás operadoras en juego, intenta ahora poner más énfasis en eso, en las ventajas cotidianas, que en las posibilidades tecnológicas: «Ninguno de los avances supondrá que haya que tirar a la basura lo que ya se tiene. Lo que es necesario transmitir es que hoy se puede disfrutar de unas ventajas concretas, con la tecnología que hay, y dentro de seis meses también, y dentro de un año y dentro de 18 meses...»
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.