Deportes

Deportes

Hemeroteca > 05/03/2007 > 

Campanal, el tercer atleta de oro

Es un portento de facultades. Más quisiera Capello contar hoy con un central como «Campanal». Elegido en el once ideal del fútbol español eterno, figura del mítico Sevilla de los años cincuenta

Actualizado 05/03/2007 - 13:45:46
Es un portento de facultades. Más quisiera Capello contar hoy con un central como «Campanal». Elegido en el once ideal del fútbol español eterno, figura del mítico Sevilla de los años cincuenta, Marcelino Vaquero González del Río, que así se llama realmente el zagal, se decantó por el fútbol en los años cuarenta porque era el deporte rey. Su poderío físico, sin embargo, le habría permitido triunfar en cualquier deporte. Ajeno al entrenamiento específico de cada especialidad, siempre destacó en las pruebas de atletismo cuando participó en ellas sin ánimo de lucro. No porque no cobrara, sino porque, al ser futbolista profesional, sus marcas, que habrían sido récord, no eran homologadas.
«Campanal» tuvo que colgar los borceguíes para que sus registros fueran oficiales. Ahora, a los setenta y cinco años, ha plantado cara a los éxitos en el Europeo de Birmingham. Ayer, en el Campeonato de España de Veteranos de Atletismo, tuteó a los triunfos de Higuero y de Castrejana. Con su cabello de platino, Marcelino consiguió la medalla de oro en triple salto y una nueva plusmarca nacional. Con su cuerpo de hierro, obtuvo la plata en salto de altura.
Nacido en Gijón el 13 de febrero de 1932, muy pronto demostró que era un prodigio de la naturaleza. Criado en una familia deportista, su padre fue jugador del Sporting, además de pionero en la venta de la fabada enlatada, «Fabadas Campanal». El chaval debió comer mucha, porque su potencia era descomunal. Defensa del Sevilla desde 1950 hasta 1966, en 1951 corrió los cien metros lisos en 10,8 segundos, un tiempo que en aquella época habría sido un hito ibérico. En 1956 acudió al Campeonato de España y logró otras dos marcas no reconocidas: 7,20 metros en longitud y 14,50 en triple salto. Unas cifras que mejoró posteriormente.
Mientras el Barcelona y el Real Madrid pretendían su fichaje, por culpa de sus marcajes a Kubala y a Di Stéfano, el fornido Marcelo se convirtió en el atleta perfecto. Corrió los 50 metros en 5,7 segundos. Cubrió los 110 vallas en 15,8. Saltó 15 metros en el triple. Marcó 7,40 en longitud. Lanzó el peso hasta 12,5 metros. Mandó la jabalina a los 52, e hizo volar el disco hasta los 36. Era un Apolo asturiano con el Partenón en Sevilla.
Fue tal su dureza como zaguero que en un trofeo Carranza, contra el Oporto, acabó en el calabozo. Retirado del fútbol, esa rudeza la procesó para transformarse en el mejor atleta de veteranos. Ha sido campeón en peso, longitud, triple y 110 metros vallas. Ahora, a los setenta y cinco años, ha realizado el más difícil todavía. Oro, plata y récord. Un salto mortal contra la edad.
POR TOMÁS GONZÁLEZ-MARTÍN
EFE
Marcelino Vaquero, «Campanal», en la prueba de salto de altura del Campeonato de España de Veteranos
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.