Sociedad

null

Hemeroteca > 05/03/2005 > 

Abierto en Madrid el proceso de canonización de uno de los primeros colaboradores de Escrivá

Actualizado 05/03/2005 - 02:15:14

MADRID. Esta semana se ha celebrado en la Pontificia Basílica de San Miguel de Madrid la apertura del proceso de canonización del sacerdote José María Hernández Garnica, uno de los primeros fieles del Opus Dei y estrecho colaborador de San Josemaría Escrivá de Balaguer en la propagación de la Obra, en especial en el mundo de la mujer.

El acto estuvo presidido por el obispo auxiliar de Madrid, César Franco, quien resaltó que Hernández Garnica (1913-1972) «fue uno de los primeros» que secundaron al santo de Barbastro. «Es una expresión muy bella -aseguró- que en todas las fundaciones y obras de la Iglesia broten, junto al fundador, gérmenes de vida cristiana y de vida santa, estimulados por el testimonio de esa vida cristiana, heroica, entregada al servicio de Dios y de los hombres».

Hernández Garnica fue uno de los tres primeros fieles del Opus Dei que se ordenaron sacerdotes, junto con Álvaro del Portillo -sucesor de Escrivá y cuyo proceso de canonización se encuentra bastante avanzado- y José Luis Muñiz. Tras su ordenación, San Josemaría le encargó especialmente el impulso de la labor apostólica del Opus Dei entre las mujeres, consciente del papel de la mujer en la sociedad y en la Iglesia. Desde 1957, y hasta su fallecimiento, José María Hernández Garnica fue enviado a distintos países europeos, como Irlanda, Inglaterra, Francia, Austria, Alemania, Suiza, Bélgica y Holanda, para impulsar el desarrollo de la Obra.

Durante el acto -al que acudieron numerosos familiares del sacerdote-, el postulador de la causa y responsable de la oficina para Causas de los Santos de la Prelatura, José Carlos Martín de la Hoz, señaló que Hernández Garnica «supo responder con generosidad a la llamada específica de Dios, y su vida fue especialmente fecunda».

Fama de santidad

De la Hoz destacó también la profunda unión del sacerdote con el fundador del Opus Dei, «quien depositó en él una gran confianza. Tenía grandes talentos humanos que puso, movido por Dios, al servicio de la Iglesia y de todas las personas que le trataron». El postulador reclamó «su fama de santidad» como principal motivo para solicitar la apertura del proceso, «para que el pueblo de Dios pueda beneficiarse del ejemplo de su vida».

Otros fieles del Opus Dei tienen abiertos sus procesos de canonización. Entre otros, los médicos Eduardo Ortiz de Landázuri y Ernesto Cofiño, el ingeniero suizo Toni Zweifel o la química Guadalupe Ortiz de Landázuri.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.