Madrid

null

Hemeroteca > 05/02/2009 > 

La Embajada británica vende su sede por 50 millones y se irá a Torre Espacio en verano

JAIME GARCÍALa Embajada británica en Madrid se encuentra en la calle Fernando El Santo, a escasos metros del paseo de la CastellanaMIGUEL OLIVERMADRID. Se trata de una de las grandes operaciones

Actualizado 05/02/2009 - 03:45:01
Se trata de una de las grandes operaciones inmobiliarias del momento... por no decir la única. El Gobierno británico ha cerrado la venta de su Embajada, situada en el número 16 de la calle de Fernando El Santo. El importe, según fuentes de la delegación diplomática, ha alcanzado los 50,5 millones de euros. El inmueble lo vale. Por su localización, en el conocido Triángulo de Oro de la capital, está considerado como una de las «joyas» del barrio de Almagro.
El edificio cuenta con una superficie aproximada de 3.000 metros cuadrados, aunque dispone de una edificabilidad de 8.200 metros. Esto significa que el nuevo propietario podrá construir más de lo que ya existe. Actualmente, el conjunto de la embajada está compuesto por el edificio de oficinas, un espacio para aparcamiento, una piscina y una amplia zona destinada para un club social.
La operación ha sido intermediada por la consultora Colliers International. Fuentes de la inmobiliaria revelaron a ABC que la intención del nuevo dueño es tirar por completo el edificio. Se trata de un inmueble que no está protegido, por lo que no existe ningún impedimento legal ni urbanístico para hacerlo.
El uso del suelo sobre el que se levanta la embajada permitirá al nuevo dueño transformar el complejo en un conjunto de viviendas o, incluso, en un hotel. Aunque no son buenos tiempos para el negocio inmobiliario, se trata de una «perita en dulce» para futuros inversores ya que, según los últimos estudios del sector, el precio en la zona se situaría en torno a los 9.000 euros el metro.
La delegación británica lleva instalada en el madrileño barrio de Almagro desde principios del siglo XX. Se trata de uno de los centros financieros de la capital. La sede comparte calles y rincones con otras embajadas, la Fiscalía General del Estado, el Palacio del Defensor del Pueblo o, por ejemplo, el hotel Santo Mauro.
Fue en 1966 cuando el arquitecto británico W. S. Bryant proyectó el actual edificio. Su original forma circular responde a la intención del autor de imitar una plaza de toros. El centro del bloque de oficinas es abierto y al nivel del suelo hay una fuente decorativa con cascada. El complejo se completa con el aparcamiento, la piscina y el club social.
La zona de Almagro se sitúa entre la calle de Génova, el paseo de la Castellana y el eje formado por las calles de Miguel Ángel y Almagro, así como el paseo de Eduardo Dato. A finales del siglo XIX y principios del XX, en esta área de la ciudad es donde gran parte de la aristocracia madrileña fijó su residencia, lo que explica el gran número de palacetes y casas señoriales que se levanta en su entorno. De hecho, el espacio que ocupa el edificio de la Embajada británica fue propiedad, anteriormente, del Marqués de Álava.
El Gobierno anglosajón sacó a la venta su sede en Madrid después de haber firmado un contrato con el Grupo Villar Mir para trasladarse -junto con el consulado- a Torre Espacio. Su intención es completar la mudanza en verano. En este rascacielos de 236 metros de altura ha reservado cuatro plantas: de la 38 a la 41.
No será la única embajada. A lo largo de este año (también en verano, en un principio) está previsto que se traslade allí la de Australia, mientras que durante el primer semestre de 2010 aterrizará la delegación de Canadá, que tiene alquiladas dos plantas (21 y 22). Este curioso hecho convierte a Torre Espacio en una especie de «commonwealth» a la madrileña.
Desde la compañía que preside Juan Miguel Villar Mir se subraya el «éxito» de comercialización del rascacielos. El grupo ya da prácticamente por ocupado todo el edificio. Desde un primer momento el ritmo de colocación fue bastante positivo. Hay que tener en cuenta que las obras de este inmueble concluyeron hace ya un año, lo que le permitió adelantarse a la crisis y sacar su espacio al mercado antes de que la situación económica causara estragos en nuestro país.
Otro de los nuevos inquilinos de la torre es la inmobiliaria Hines de origen estadounidense.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.