Cataluña

null

Hemeroteca > 05/02/2006 > 

Vivencias del doctor Rovirosa

Estudiante en la Facultad de Medicina, espoleado por mil inquietuduy propias de la juventud, conoció a Luis Mazzantini en una sala de armas de Madrid. El trato con don Luis no hizo más que acrecentar su afición al arte de torear.

Actualizado 05/02/2006 - 03:36:49
José Rovirosa fue torero y famoso oftalmólogo
José Rovirosa fue torero y famoso oftalmólogo

TEXTO: ANTONIO SANTAINÉS CIRÉS FOTO: ARCHIVO A. S. C.

En esta colección de efemérides y sucesos trascendentes ocurridos en las plazas de toros de nuestra ciudad, sería injusto obviar el nombre de José Rovirosa Virgili, diestro nacido en Barcelona el 11 de febrero de 1878 y que por distintos motivos dentro y al margen del toreo destaca con luz propia.

José Rovirosa era hijo de acomodada y distinguida familia que, sintiéndose avasallado por el gusanillo de la afición al toreo decidió presentarse como novillero en Las Arenas de Barcelona el 9 de septiembre de 1900 alternando con Alvaradito y Moreno de San Bernardo. En tal ocasión vistió un terno grana y oro. Los novillos de Ildefonso Gómez dieron, en conjunto buen juego, tomaron treinta y seis varas por doce caídas, dejando para el arrastre seis caballos.

Los toros que estoqueó Rovirosa, tercero y sexto, de nombres Costurero número 56 negro y astifino y Cematoso número 48 negro y bien puesto tomaron, respectivamente, cinco varas con dos caídas y cinco puyazos, ocasionando tres caídas y dos caballos muertos el novillo que cerró plaza.

José Rovirosa anduvo sobrado de valor y con muy buenos deseos de agradar, al punto que el numeroso público que acudió a verle quedó gratamente sorprendido.

Luis Mazzantini

Estudiante en la Facultad de Medicina, espoleado por mil inquietudes, muy propias de la juventud, conoció a Luis Mazzantini en una sala de armas de Madrid. El trato con don Luis no hizo más que acrecentar su afición al arte de torear. Consiguió de tan famoso espada cartas de recomendación para Ramón López y con éstas emprendió viaje hacia México. En la capital de dicha República y en la plaza de la Calzada de la Piedad existente entonces tomó la alternativa José Rovirosa el 30 de diciembre de 1900 de manos de Nicanor Villa (Villita) y actuando de segundo matador Antonio Olmedo (Valentín), en cuya corrida se lidiaron seis reses de la ganadería de San Diego de los Padres. Se comportó Rovirosa gallardamente yesta actitud le permitió torear algunas corridas más por los Estados. En Puebla (México) toreó el 10 de febrero de 1901 resultando gravemente lesionado al dar un quiebro de rodillas.

Hagamos antes de proseguir con el relato una pequeña digresión en torno al ya mencionado Ramón López.

Ramón López y Portal era un ex torero español que afincado en aquellas tierras extendió e intensificó la fiesta en la república mejicana. Nacido en Madrid en 1855 e hijo del banderillero Mateo López Vázquez muerto en Vitoria en 1867 a consecuencia de una cogida y hermano del espada Gabriel López (Mateíto), también fue torero y al ir a México en 1884 allí desarrolló su actividad como empresario logrando una gran expansión de nuestra Fiesta hasta que se construyó la plaza de El Toreo.

Pero regresemos de nuevo con Rovirosa a España donde aquel doctorado era inválido y, en consecuencia, hubo de continuar como novillero. Un día ejercitándose en Tablada (Sevilla) le partió la tibia un astado. Las lesiones óseas acostumbran a ser pesaditas. Y la larga duración de aquel percance hizo que desviaran sus afanes hacia otro rumbo.

Dejó el toreo e intensificó y continuó con sus estudios de medicina, dedicándose a la especialidad de Oftalmología y tanta fue su aplicación que llegó a ser un oculista muy reputado.

Su tesis doctoral trató sobre Etiología y Pronóstico de las Hemorragias Retinianas. Con fecha 26 de octubre de 1906 verificó el ejercicio del grado de Doctor y fue calificado deSobresaliente.

La citada tesis contiene catorce observaciones personales tomadas en la clínica Oftalmológica que dirigía el doctor Barraquer en el Hospital de la Santa Cruz en Barcelona, en la que ejerció como Ayudante el doctor Rovirosa durante seis años.

El 9 de diciembre de 1906 dio una conferencia en el Ateneo de Madrid sobre la importancia del Oftalmoscopio en la medicina actual; el 5 de diciembre de 1907otra en el instituto de Terapéutica operatoria de la Moncloa con el título: «Las Hemorragias Retinianas como síntoma de diversas Enfermedades Generales de nuestro Organismo». El 17 de marzo de 1910 disertó nuevamente en el Ateneo de Madrid sobre localización de los tumores cerebrales por la Inspección del aparato ocular.

En 1915 publicó: El 1 de junio en «España médica» de Madrid Ensayo de Bacterioterapia en Oftalmología; el 10 de noviembre en la misma publicación, Trece Casos de Ulcera supurativa de la Córnea, tratados con Vacuna Estafilococica y en julio de 1916 publicó en la Revista Ibero-Americana de Ciencias Médicas, de Madrid, Las Aplicaciones Prácticas en la Inmunidad en Oftalmología.

Fue discípulo predilecto del famoso doctor Galazousky, establecido en Paris; introductor de diversas vacunas y el introductor de las corrientes isquemiohiperemiantes para la gota serena. (Escribió un libro sobre tratamiento de la Atrofia Papilar por las corrientes Isquemio-hiperemiantes).

Contrajo matrimonio el doctor Rovirosa con doña Dolores González Dalmau. Tuvieron siete hijos, cinco niñas y dos varones, José y Emilio y, de éstos, el primero fue también oculista, desarrollando su actividad de 1936 hasta 1974.

Pintor y dramaturgo

En el teatro Fuencarral de Madrid, estrenó el día 14 de enero de 1927, la comedia dramática, en tres actos, titulada Cegar para Ver, obra que mereció muchos elogios.

Como muestra de la fluidez que se advierte en los diálogos de los actores, hábilmente escritos por el autor don José Rovirosa transcribo algunos del final del último acto entre María Luz, Rogelio y Emilio.

- (M. Luz) ¿Imposibles?

- (Rog.) Sí, hija mía. Imposibles.

- (M.Luz) ¿Y por qué?

- (Emi.) Amparo y ese hombre, se conocían...

- (M.Luz) ¡Oh!

- (Rog.)Fue amiga suya en Madrid.

- (M.Luz)¡Infame! Por algo la odié desde el primer momento. ¡Y llegaste a quererla, padre mío!¡Malditamujer!

- (Emi.) Ella no.

- (M.Luz) ¿Aún la defiende usted?

- (Emi.) Ella no, te repito. Y como tu deber es darte por enterada delo ocurrido y callar ..., ya que con tu odio, sin querer, contribuiste a empujarla al abismo, reverenciacon el silencio el momento presente.

- (M.Luz)¡Maldita, si!¡Malditamujer ....! Olvida y sé feliz, papá.¡Yo te querré siempre, siempre!

- (Rog.) ¡Hija mía!

- (Emi.) Tiene razón, MaríaLuz... ciega para ver. Pero si no quieres vivir en una eterna tortura, ciega para ver el mundoa tu antojo, y las personas que te rodeen, con la hermosa ficciónque los ciegos contemplan, a su modo, en el misterio de la oscuri dad ... así, y únicamente así..... ¡Estolerable la vida!

José Rovirosa Virgili fue todo un ilustre personaje catalán. Por esto, más de un siglo después de presentarse en Las Arenas lo traigo a la palestra. Fue torero y cuando una lesión ósea producida en Tablada le apartó de aquella aventura, Dios le aconsejó que sanase a los enfermitos de los ojos. Así lo hizo el doctor Rovirosa hasta que falleció en Madrid el 1 de noviembre de 1935. Había cumplido los designios del Señor.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.