Últimas Noticias

null

Hemeroteca > 04/03/2005 > 

Misteriosa muerte del ex ministro del Interior Ucraniano el día que debía testificar por un asesinato

Actualizado 04/03/2005 - 20:10:49
La misteriosa muerte hoy del ex ministro del Interior de Ucrania Yuri Kravchenko, uno de los sospechosos del asesinato del periodista de oposición Gueorgui Gongadze, aviva las conjeturas sobre la presunta implicación en el caso del ex presidente Leonid Kuchma.
La muerte de Kravchenko justo el día que debía testificar ante la Fiscalía fue considerada un suicidio, pero varias filtraciones sembraron la confusión al mencionar dos entradas de bala en su cabeza, un posible francotirador y una nota póstuma con acusaciones contra Kuchma.
El ministerio del Interior informó de que el cuerpo sin vida de Kravchenko, que dirigió ese departamento de 1995 a 2001, fue hallado por sus familiares hoy en el garaje de su "dacha" en la localidad de Koncha-Zaspe, a las afueras de Kiev.
Desde el 13 de diciembre pasado, Kravchenko era seguido de cerca por las autoridades ucranianas, que le denegaron el permiso para abandonar el país.
Gongadze, de 35 años y redactor jefe del periódico electrónico de oposición "Ukrainska Pravda", desapareció el 16 de septiembre de 2000 y casi dos meses después fue hallado su cadáver decapitado en un bosque a las afueras de Kiev.
El ex ministro figuraba en grabaciones hechas aquel año con un micrófono oculto en el despacho del presidente Kuchma por su escolta Mikola Melnichenko, ahora asilado en EEUU, y destapadas ante el Parlamento por el socialista Olexandr Moroz.
En una de las cintas, cuya autenticidad confirmaron expertos estadounidenses, se escuchaba una voz muy parecida a la de Kuchma sugerir al ministro del Interior que se deshiciera del molesto periodista.
El martes, el nuevo presidente del país, Víctor Yúschenko, anunció la detención de tres ejecutores del asesinato, el más oscuro en la historia reciente de Ucrania, y la Fiscalía avanzó que son oficiales de la policía secreta que mataron a Gongadze de forma premeditada.
Al día siguiente, el fiscal general, Sviatoslav Piskún, dijo que ya conoce la identidad de la "persona que dio la orden de matar al periodista", y anunció que Kravchenko había sido citado para este viernes y que sería interrogado en relación con el asesinato.
Pero hoy Kravchenko fue hallado muerto, y el actual ministro del Interior, Yuri Lutsenko, declaró que su "opinión personal" es que se trata de un suicidio.
Pero mientras el viceministro Petro Koliada reveló que la cabeza de Kravchenko presentaba dos entradas de bala, otra fuente dijo que una de las hipótesis investigadas apunta a posibles disparos de un francotirador.
Fuentes policiales confirmaron a la prensa que hubo dos disparos, uno de los cuales no resultó mortal, pues la bala entró por debajo de la mandíbula y salió por la nariz, y que el segundo disparo fue en la sien derecha y le reventó la nuca.
Esas fuentes opinaron asimismo que se trata de un suicidio, al revelar que Kravchenko dejó una nota póstuma en la que acusa de su acto a "Kuchma y su entorno" y explica que quería "proteger a su familia y a sus próximos".
Este sería el segundo suicidio entre la "vieja guardia" de Kuchma en poco más de dos meses, pues al día siguiente de que Yúschenko ganara la Presidencia en diciembre pasado fue hallado sin vida el ministro de Transporte, Georgui Kirpa, y también entonces se habló de la existencia de varios orificios de bala en su cuerpo.
Olexandr Omelchenko, jefe de la comisión parlamentaria que investiga los asesinatos más sonados, había exigido estos días a la Fiscalía que incoara un expediente penal a Kuchma y pidiera a la Interpol su detención en el balneario checo de Karlovy Vary, de donde tiene previsto regresar este domingo a Ucrania.
Tras la muerte de Kravchenko hoy se sumaron a esa petición los comunistas, que pidieron en el Parlamento la "inmediata" detención de Kuchma como "el máximo representante de la política criminal de las últimas décadas" en Ucrania.
Omelchenko exigía asimismo la detención inmediata de Kravchenko precisamente para evitar que se quitara la vida, al afirmar que éste sufría un enorme estrés y que estaba al borde de una crisis psicológica, o que pudiera ser asesinado, y se presentara su muerte como un suicidio, o secuestrado.
Para mayor sorpresa, afirmaba que las cintas implican en el caso al actual presidente del Parlamento, Vladímir Litvin, entonces jefe de gabinete de Kuchma, quien habría "empujado" al presidente a eliminar a Gongadze, y pedía a la Fiscalía que pusiera un escolta a éste y otros representantes de la "vieja guardia" para evitar su muerte.
"Si yo fuera el fiscal general, ante todo pondría escolta a Kuchma, pues me temo que el próximo cadáver será el suyo", comentó, por su parte, el politólogo ucraniano Oles Doniy.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.