Cultura

Cultura

Hemeroteca > 03/09/2005 > 

Unas goteras en las nuevas salas del Reina Sofía dañan una obra de Juan Gris de la Academia de Bellas Artes

Se teme que el agua pudo mojar la pintura, además del marco y el paspartú de «Frutero y periódico», que será analizado tras su retirada de la exposición, el próximo día 19

Actualizado 03/09/2005 - 17:29:49
EFE  Ana Martínez de Aguilar, en la presentación de la exposición de Juan Gris el pasado mes de junio
EFE Ana Martínez de Aguilar, en la presentación de la exposición de Juan Gris el pasado mes de junio

NATIVIDAD PULIDO

MADRID. Mientras toda España se seca, mientras todos los españoles miran al cielo implorando que llueva, incomprensiblemente el Reina Sofía tiene goteras. Y no es una metáfora del revuelo causado por el Plan Museológico, que podría ser. Goteras, literalmente hablando, son las que cayeron el pasado 16 de agosto sobre uno de los cuadros de la exposición de Juan Gris, muestra estrella de la temporada. Concretamente, sobre «Frutero y periódico», óleo sobre lienzo fechado en febrero de 1920, que ha cedido la Academia de Bellas Artes y que se exhibe en una de las dos salas del edificio de Nouvel, la del nivel 1. A las tres de la tarde del 16 del pasado mes (martes, día que cierra el museo) un vigilante se dio cuenta de que caía agua sobre el cuadro, aunque no se sabía desde cuándo.

La directora del museo, que estaba de vacaciones, se puso en contacto por teléfono con el director del Museo de la Academia, Víctor Nieto Alcaide, que se personó inmediatamente. Tanto el director de esta institución, Ramón González de Amezúa, como su hija Mercedes, conservadora de la Academia, se hallaban de vacaciones. Nieto Alcaide pudo apreciar una mancha considerable en el exterior del paspartú de arpillera que hay entre el óleo y el marco (antiguo y de madera) y mandó al equipo de restauración del CARS desmontar el cuadro. Ayer se podían apreciar las manchas del paspartú. «A ojo vi que el lienzo parecía no estar afectado, pero pedí que no se tocase ni se restaurase nada para que cuando concluya la muestra (el próximo día 19) podamos analizarlo a fondo en la Academia», afirma Nieto Alcaide. Ese mismo día se volvió a colgar. Hasta que se hagan radiografías y análisis no quiere ni oír hablar de seguros ni de depurar responsabilidades.

Asegurada en 375 millones de euros

En la presentación de la exposición Ana Martínez de Aguilar subrayó sus altísimos seguros: 375 millones de euros (196 millones corren a cargo de la garantía del Estado, 84 corresponden a la póliza general del museo y otros 95 a los seguros propios de los prestadores).

Días después de los hechos, concretamente el 22 de agosto, fue la directora gerente arquitecto de la Academia, Emanuela Gambini, la que acudió al CARS. Acompañada por la subdirectora y el jefe de restauración del museo pudo contemplar la obra. Es mucho más explícita que Nieto Alcaide en sus declaraciones. Aunque dice que «el museo ha respondido fenomenal», considera los hechos una «imprudencia temeraria de la empresa constructora (las contratas las hace el Ministerio, no el museo), pues limpiaron con agua a presión, que se lleva todo por delante, el granito de la terraza de un despacho que hay sobre la sala de exposiciones y el agua se filtró». En esa zona están los nuevos despachos de dirección, subdirección y comunicación. Se especula con la posibilidad de que fuese incluso el despacho de la directora, pero de momento nadie ha podido (o querido) confirmarlo. La versión oficial que notificaron a Gambini no convenció a ésta: «Si algo sospecho es que el agua ha llegado por otro sitio. Además, nos facilitaron unas fotos que no nos convencen del todo». Está casi segura de que el agua no sólo mojó el paspartú, sino también el marco y, lo que es peor, el óleo: «La cosa era muy vistosa. Estaba mojada buena parte del paspartú y estoy convencida de que el agua ha resbalado por el óleo. Después se ha podido secar con algodones, pero el paspartú, que ha amarilleado, ha delatado lo ocurrido. Si no, a lo mejor ni nos hubiéramos enterado». La conservadora de la Academia, Mercedes González de Amezúa, ni siquiera ha podido ver aún el cuadro, pues no se incorpora al trabajo hasta el lunes. Sólo le comunicaron que una gotera «ha afectado al cuadro, pero no está muy dañado».

«Frutero y periódico» es una de las 250 obras de Gris que 130 prestadores de Europa y EE.UU. (entre ellos museos como el Metropolitan, el MoMA, la Tate o el Pompidou) han cedido para la mayor antológica reunida en nuestro país de este artista, comisariada por Paloma Esteban. Una pena que este suceso, silenciado por el museo a los medios de comunicación, haya ensombrecido uno de los grandes acontecimientos culturales del año en España.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.