Sociedad

null

Hemeroteca > 03/08/2001 > 

Pueblos en peligro y 200 evacuados por un incendio en los montes de Huesca

Más de 2.000 hectáreas de monte, entre zona arbolada y monte bajo, y unas 200 personas desalojadas es el resultado provisional del incendio declarado en la noche del miércoles en la Sierra de Sarsa, en Huesca, que ayer continuaba activo. El rayo de una tormenta provocó el fuego, que se extendió con rapidez e hizo temer por la seguridad en algunos pueblos.

Actualizado 03/08/2001 - 00:51:28
Un retén combatía ayer las llamas en la Peña del Sol, uno de los frentes más fuertes del incendio de Huesca.Efe
Un retén combatía ayer las llamas en la Peña del Sol, uno de los frentes más fuertes del incendio de Huesca.Efe
A última hora de la tarde de ayer, los equipos de extinción aún confiaban en controlar el fuego, pero hasta entonces aún no lo habían logrado e incluso al mediodía los responsables de estas tareas consideraban que el incendio se encontraba en un «momento crítico» en su evolución. Las altas temperaturas que se registraron ayer entorpecían el trabajo de las brigadas que luchaban contra las llamas y dos frentes seguían activos, el más virulento en dirección norte, por encima de los Mallos de Riglos, hacia el embalse de la Peña; y otro en dirección al también oscense núcleo de Loarre, en una zona de bosque, aunque éste último ha logrado frenarse por lo que ya no hay amenaza para la población.
El presidente del Gobierno aragonés, Marcelino Iglesias, visitó ayer la zona afectada y afirmó que, si bien el incendio aún estaba activo, se había cumplido el «objetivo primordial», «la seguridad de las personas y de los municipios». Y es que las llamas llegaron a estar a sólo doscientos metros del casco urbano de Riglos. Se logró que no se extendieran por él, pero la situación hizo evacuar en la madrugada de ayer al centenar de sus habitantes. Fueron trasladados al polideportivo de la localidad de Ayerbe, donde también fueron realojados 26 de los 28 vecinos del núcleo de Linás de Marcuello, mientras que dos ancianos fueron llevados a centros sanitarios de Huesca.
REGRESO A CASA
Los vecinos de Linás de Marcuello pudieron regresar a sus casas unas horas después, sobre las cuatro de la madrugada de ayer, aunque algunos eran veraneantes que dieron por terminados sus días de descanso y volvieron a sus lugares de origen, fundamentalmente Zaragoza y Huesca. Quienes al mediodía de ayer aún esperaban el momento de volver a sus casas eran los vecinos de Riglos. Sólo alguno de ellos pudo entrar por motivos considerados de emergencia, como tres personas mayores que acudieron con la Cruz Roja para buscar medicamentos que tenían que tomar obligatoriamente. Uno de quienes pudo acceder al pueblo cuando todavía estaba acordonado fue Miguel Ángel Abizalba. Tras los minutos que estuvo allí, aseguró que las casas «se encuentran bien», pero «todo huele a humo».
Varios de los evacuados al polideportivo de Ayerbe aseguraban que había sido una de las noches más largas de sus vidas. Permanecieron en vela pensando en cómo estarían sus casas y cómo se las encontrarían cuando regresaran. Mientras tanto, en las instalaciones deportivas se repartían las colchonetas, mantas y comida, con la participación de efectivos de la Guardia Civil, miembros de Cruz Roja y un grupo de habitantes de Ayerbe.
También en Aragón, pero en el término zaragozano de Villanueva de Huerva ayer se reavivó el fuego que se inició en la tarde del miércoles y que se había dado por controlado por la noche. Sin embargo, las altas temperaturas fueron determinantes para que el fuego, que ya ha quemado unas 80 hectáreas, volviera a reproducirse. Por su parte, en Álava, los dos incendios declarados en los municipios de Valdegovía y Elvillar quedaron ayer controlados, al igual que el de La Floresta, en Lérida.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.