Nacional

null

Hemeroteca > 03/03/2005 > 

Aznar, recibido por el vicepresidente de EE.UU. tras el «hola amigo» a Zapatero

«Hoy ser liberal en España no es tarea fácil», dijo el presidente de honor del PP en Washington en el acto de entrega de un premio al escritor Mario Vargas Llosa

Actualizado 03/03/2005 - 10:38:50

La Administración estadounidense es tan concienzuda y perseverante en el ninguneo al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, como en el buen trato al ex jefe del Ejecutivo José María Aznar. Si la semana pasada el máximo mandatario norteamericano, George Bush, se limitaba a saludar al dirigente socialista en Bruselas con un «hola, qué tal amigo», en la noche del lunes el vicepresidente de los Estados Unidos, Dick Cheney, ofrecía una cena en su residencia al presidente de honor del PP.

Además, se da la circunstancia de que mientras que Zapatero se quedó sin poder conversar con el presidente norteamericano en su gira europea y tampoco en Bruselas, donde Bush asistió a la reunión de la OTAN, Cheney y Aznar sí hablaron largo y tendido sobre los mismos asuntos.

Según fuentes próximas al ex presidente del Gobierno, fue Cheney el que invitó a Aznar al enterarse de que el político español tenía que estar el miércoles en Washington para asistir a la entrega del premio Irving Kristol 2005 otorgado por el American Enterprise Institute (AEI) al escritor Mario Vargas Llosa. El vicepresidente le invitó a cenar y Aznar adelantó su viaje para acudir a la residencia de Cheney, donde también estaba el presidente del AEI, Christopher Demouth.

Durante la cena, Aznar y Cheney intercambiaron información y analizaron cuestiones de política internacional como las nuevas perspectivas de paz abiertas en Oriente Medio tras la muerte de Yaser Arafat y la situación en Irak después de las elecciones. También repasaron las consecuencias en el conjunto del panorama internacional que tendrá la reciente gira de Bush por Europa, con visitas oficiales a Alemania y Francia, y su asistencia a la cumbre de la OTAN celebrada en Bruselas.

Las conversaciones de Aznar en Estados Unidos coincidieron con la presencia de Rodríguez Zapatero en la Asamblea Nacional francesa, donde el presidente del Gobierno español ofreció al Ejecutivo francés un «compromiso de fraternidad con España» y fue ovacionado al recordar con orgullo su decisión de retirar las tropas españolas de Irak nada más llegar al poder.

Anoche, Aznar pronunció un discurso en la entrega del premio a Mario Vargas Llosa en el que le alabó por su obra como escritor y también como defensor de las libertades. «Hoy en día ser liberal en España -liberal en el sentido europeo, no me malinterpreten- no es tarea fácil», dijo el ex presidente del Gobierno.

Vargas Llosa en el Cervantes

También relató José María Aznar que Vargas Llosa fue su primer invitado al Palacio de la Moncloa tras jurar el cargo de jefe del Ejecutivo en 1996 y que le ofreció dirigir el Instituto Cervantes, pero el escritor declinó la oferta porque estaba plenamente dedicado a su obra.

El dirigente del PP destacó el compromiso de Vargas Llosa contra «la inclinación totalitaria de la izquierda» y su batalla constante en defensa de las libertades, «tratando de reforzar las instituciones democráticas», algo dolorosamente necesario -añadió Aznar- en la Iberoamérica actual «y una batalla que debemos continuar juntos para arrojar algo de luz en lugares como Venezuela». El ex jefe del Ejecutivo sostuvo que es una flagrante injusticia que Vargas Llosa no tenga aún el Premio Nobel.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.