Valencia

null

Hemeroteca > 03/03/2004 > 

El Talía presenta «El ombligo del mundo», mordacidad clásica para problemas modernos

Actualizado 03/03/2004 - 00:50:04
ISRAEL GARCÍAMartínez Luciano flanqueado por Cadeña, Garés y los actores
ISRAEL GARCÍAMartínez Luciano flanqueado por Cadeña, Garés y los actores
VALENCIA. Un político estafador y tirano, enemigo de los palcos de opinión pública, un oráculo de falsas pitonisas y sacerdotes para guiar a los ciudadanos por los derroteros del conformismo ciego, «¿Les suena?». Chema Cardeña, autor, director y antihéroe en «El ombligo del mundo», se sirve del ambiente y los personajes de la Grecia clásica y del idealismo bohemio de finales del siglo XIX para llevar la crítica sobre el mundo contemporáneo.
Con la comedia «El ombligo del mundo», la compañía teatral valenciana Arden pone el broche a su Trilogía Helénica, precedida por «El Banquete», dedicada a la Historia, y «La Reina Asesina», dedicada a la Tragedia. El último texto de Cardeña cambia de registro en esta ocasión para homenajear la acidez y mordacidad de Aristófanes, padre de la crítica social y uno de los grandes dramaturgos de la literatura clásica. «He querido retornar a los orígenes del teatro, cuando no había mojigatería como ahora, que un pecho desnudo en la televisión provoca lo que todos hemos visto», dijo.
«El ombligo del mundo», que se representará en el teatro Talía hasta el 4 de abril -excepto durante la semana de Fallas- aspira a hacer «escuchar y sonreír al público» sin decaer en un mero entretenimiento estético, según cuenta Juan Carlos Garés, presidente de los productores de teatro valencianos, además de actor y productor ejectivo del montaje.
La compañía valenciana Arden ffue creada en 1995 por Cardeña y Garés con la resolución de resucitar temas y personajes clásicos para denunciar situaciones vigentes, y la relación entre Arte y Poder, la libertad de expresión (o la falta de ella), son sin duda uno de sus objetivos. No es casual que el político manipulador de «El ombligo del mundo» deteste la Cultura y las formas de expresión que escapan a sus tentáculos censores. «Cuando la libertad parece más segura es cuando más frágil es. Hay que acabar con este puritanismo barato y falso», sentenciaba el autor durante la presentación de la obra.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.