Deportes

Deportes

Hemeroteca > 03/01/2010 > 

La literatura ahora es cosa de niños

Las hadas de los bosques y las sonrojadas princesas de antaño, que han hecho las delicias de generaciones pasadas, se encuentran en grave peligro de extinción. Ahora, el lugar que estos amables

Actualizado 03/01/2010 - 13:26:15
PACHU M. TORRES
PACHU M. TORRES
Las hadas de los bosques y las sonrojadas princesas de antaño, que han hecho las delicias de generaciones pasadas, se encuentran en grave peligro de extinción. Ahora, el lugar que estos amables personajes ocupaban en las repisas de los más pequeños ha sido invadido por poderosas brujas y seres del espacio, dotados de mil y un poderes, que han llegado para quedarse. Y es que, según el último estudio sobre hábitos de lectura del «Anuario sobre el libro infantil y juvenil» de SM, este ramo editorial ha experimentado una de las mayores subidas de los últimos años. Prueba de ello es que este sector acapara, a día de hoy, el once por ciento del mercado del libro en España, un dato nada desdeñable.
Así pues, parece que los pequeños están adelantando a los padres en esto de los buenos hábitos. Es más, les ganan por goleada. Las estadísticas cuentan que por cada cuatro de cada diez adultos que leen semanalmente, hay casi ocho niños que lo hacen diariamente. En concreto, los que más fascinados se sienten con la lectura son los de entre diez y trece años. Además, las respuestas dadas por los pequeños no dejan lugar a duda. La mayoría no sólo disfruta leyendo sino que son los que toman la iniciativa a la hora de salir a comprar libros. Ya lo decía Eyquem de la Montaigne cuando advirtió que los juegos infantiles no son tales juegos, sino su más seria actividad.
¿QUIÉN DIJO CRISIS?. En Galicia el panorama es tan alentador -o más si cabe- que en el resto del territorio nacional. El coordinador de la Federación de libreiros de Galicia -Antonio Fernández- afirma con una rotundidad tan halagüeña como tranquilizadora,que el mercado del libro infantil y juvenil está en pleno apogeo dentro de la Comunidad. Algunos incluso aseguran que estas publicaciones son las que están manteniendo el mercado editorial en plena crisis. Prueba de ello es la cantidad de nuevos libros que diariamente se presenta en las librerías y que han acabado conformando ese colorido y diverso abanico de opciones que se agolpan en las estanterías de las tiendas. Nunca la elección había sido tan difícil. Troquelados, con actividades, grandes, coloridos, desplegables, de tela, de cartón, con olor, convertibles, gigantes o enanos. La creatividad puesta al servicio de unos locos bajitos que, en palabras de María Soler -reputada autora de libros para niños- no se dejan engañar. Según la escritora, el público infantil es especialmente crítico con unas lecturas que se toma muy en serio y saben reconocer cuándo hay un buen guión detrás de la historia, que -por su experiencia- es lo que realmente los acaba atrapando. Pero, ¿qué piensan los principales implicados de todo esto?
DE OGROS Y REALIDAD. Ellos no dudan y parecen tenerlo muy claro al afirmar que disfrutan (en más de un 80 por ciento de los casos) de sus lecturas, que son entendidas como uno de los principales entretenimientos. Claro que el cine, los nuevos canales temáticos y, sobre todo el atrayente mundo de los videojuegos, no se quedan atrás. De estos soportes provienen muchos de los nuevos ídolos de ficción que los libreros ha sabido aprovechar para seguir conservando su lugar. Las historias que siguen la estela de éxitos audiovisuales son las que con mayor rotundidad triunfan entre los niños. Pero, como en todo, las excepciones siempre marcan la regla y la saga Harry Potter ha puesto de relieve el tirón que todavía conserva la literatura.
En pleno siglo XXI, ha resurgido de nuevo una de las controversias más manidas en la esfera de la literatura infantil. Frente a relatos suaves y dulcificados que a menudo representan mundos idealizados y fantásticos, donde los ogros también ríen y morir y convertirse en un árbol viene a ser lo mismo, se erigen otro tipo de historias -de las que Roald Dhal, autor de Matilda o Charlie y la fábrica de chocolate, es el genio indiscutible-, en las que la violencia no se oculta y los malos son realmente malvados. Y que, además, parecen encantar a unos niños que, cada día más, valoran que los libros les aporten dosis de realidad. María Soler asegura no hay que separar a los niños del mundo y, «no nos engañemos, el mundo es violento». «No puedes negar que existan guerras» señala, y es labor de los padres orientar a los niños para que conozcan la realidad y se formen una opinión sobre ella. Porque, pese a que los niños leen cada día más, los padres todavía desconocen lo quesus hijos tienen entre las manos.
A GUSTO DE TODOS. Un buen guión, un dibujo atrayente y un formato acorde a la edad son factores básicos a tener en cuenta en el momento de elegir un buen texto infantil. Pero además, los gustos del niño y sobre todo su madurez intelectual, deben primar a la hora de dar con una lectura adecuada. O lo que es lo mismo, un libro que sea seguido con atención y que no acabe olvidado o enterrados entre un mundo de puzles y juguetes. Para hacer más sencilla esta elección, las editoriales no han dudado en elaborar un nutrido escaparate de títulos, que dejan constancia de la relevancia que este ámbito literario -menospreciado hasta hace poco tiempo- ha adquirido en la sociedad actual.
En el ámbito gallego son muchas las editoriales que han decidido subirse al carro de esta mal llamada moda y el alud de novedades mensuales dejan constancia de ello. Kalandraka o El Patito Editorial (más dedicado a la ilustración) tienen interesantes colecciones dedicadas a los pequeños más pequeños. Otras editoriales de referencia, como Galaxia o Xerais, parecen inclinarse más por la literatura juvenil, aunque su oferta es muy variada. Sea como fuere, las editoriales gallegas han apostado decididamente por un nuevo tipo de textos, mucho más cercanos a la cotidianeidad de los pequeños, en los que el didactismo y la cultura no pasan desapercibidos.Además, algunas marcas como Tambre Edelvives, huyen de las traducciones de textos anglosajones y potencian la literatura gallega, con narraciones cargadas de valores y distintos niveles de lectura.
REMEMORANDO A INFANCIA
De nenos todos tivemos un conto favorito. Tanto da o tempo que pasara dende entón e todas as historias que léramos, escoitásemos -ou incluso visionásemos- ao longo dos anos, porque o recordo desa aventura segue, de seguro, incorrupto. Faga vostede a proba, lector. Lembre -se é que non o fixo xa- ese libro (probablemente coas esquinas rotas e algunha páxina descosida ou incluso manchada) que o leva de volta á infancia.
Cada un tiña o seu preferido, non se sabe moi ben porqué. Algúns non leron moitos máis, outros sí. Moitas serán historias manidas e coñecidas por todos. Ficcións que fai moito tempo que deixaron de selo para convertirse en parte da cultura popular máis universal. Brancaneves, Cincenta, Carrapuchiña vermella ou os tres mosqueteiros acompañados dos seus incondicionais antagonistas (véxasen madrastras, bruxas, lobos e demáis seres que provocaron os pesadelos de máis de un) formaron parte da nenez de avós, pais e fillos.Outros sentiríanse fascinados por contos non tan coñecidos, agasallos de Nadal ou cumpreanos que non foron dados de lado pola biciceta, os cromos ou as caninas.
As opcións sempre foron variadas aínda que os nenos de agoracontan con un repertorio de heroes moito máis amplo e variado. Os bos xa non son tan bos e non todas as historias rematan cunha moralexa. Sen embargo, o tandem debuxo e texto pervive con forza. Hai que prefire o debuxo e se deixa levar polo colorido das ilustracións; outros lectores máis avezados buscan unha historia que lles guste e iso, ás veces, non resulta nada doado. Hai libros de aventuras, de medo, de misterio, de amor, tristes, educativos, fábulas e antoloxías, pero cada historia é única. E a súa interpretación tamén.
Pode que o segredo do éxito destes libros se atope na porta que abren a unha realidade paralela que, de nenos, todos soñamos habitar. Mundos onde todo ten cabida sen ningún tipo de restriccións. Lugares que a potente creación dos seus autores logrou convertir en universais e, sobre todo, duradeiros no tempo.
Quizáis por razóns deste estilo, sexa preciso reivindicar a figura dos escritores de literatura infantil, que aínda segue sendo consideradapor moitos como unha literatura menor (que non de menores). Abonda con pensar en figuras tan emblemáticas como Cortázar, que-ademáis de crear algúns dos mellores contos da literatura universal- decidiu poñer o seu talento á disposición das mentes máis novas, escribindo un descoñecido conto titulado Discurso do oso. Esta interesante historia, dirixida a lectores de cinco anos, trata sobre o descubrimento do mundo humano a través dos ollos dun oso.
Semella paradóxico como nas historias para nenos, estos sempre se identifican cos animais, xa sexan estos gatos con botas ou parruliños feos. Tamén o é que a obra máis importante de Julio Cortázar -renovadora do panorama novelístico- fose bautizada co nome dun xogo de nenos, Rayuela. Pero este escritor nicaraguense non foi o primeiro nen o último en caer nesta tentación. O propio José Saramago -todo un Premio Nobel de Literatura- analizaría a importancia das letras na infancia no seu libro La flor más grande del mundo.
Pero, sen dúbida, foi J.K. Rowling -ideadora do exitoso Harry Potter- quen puxo de manifesto que a literatura para nenos (e non tan nenos) ten unha capacidade de influencia que traspasa fronteiras. Gracias a esta saga, millóns de nenos coñeceron a satisfacción da lectura ao tempo que adquirían un coñecemento da realidade máis rico e proveitoso. Unha lección aprendida fóra das aulas que demostra que educación e entretemento son termos compatibles que poden ir
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.