Nacional

null

Hemeroteca > 02/09/2005 > 

Culmina la rehabilitación del «monumento a Franco» tras seis meses de trabajo

El Ayuntamiento no ha recibido quejas durante las obras de restauración, adjudicadas a un grupo de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de La Laguna

Actualizado 02/09/2005 - 04:29:22

BERNARDO SAGASTUME

SANTA CRUZ. Mientras en Madrid se retiraba, el 17 de marzo de este año, la estatua ecuestre de Francisco Franco de la zona de Nuevos Ministerios, en Santa Cruz de Tenerife comenzaba la restauración del «Monumento a la Victoria», una obra que celebra el triunfo franquista en la Guerra Civil española y que el miércoles pasado fue rehabilitada, después de seis meses de arduo trabajo.

El autor del grupo escultórico es Juan de Ávalos, artista responsable de las estatuas del Valle de los Caídos, en Guadarrama, quien lo realizó por encargo oficial en el año 1966, con fondos que en su día fueron recaudados a través de una campaña en la prensa y la radio. Si bien la figura que lo corona no es la de él, entre los santacruceros es conocido como «el monumento a Franco», por la época en que fue erigido, el motivo elegido y su estilo artístico. «Es muy parecido a las figuras en piedra del Valle de los Caídos. En Europa hay ejemplos similares, con exaltaciones a la belleza o la libertad», dice Manuel Aldeguer, profesor de Escultura de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de La Laguna y quien dirigió las obras de restauración, que tuvieron un coste aproximado de 45.000 euros.

Algo idílico

Su ubicación, por debajo del Cuartel de Almeyda, en el cruce de la Rambla General Franco y la Avenida Francisco La Roche, «es un entorno de viviendas de militares», según Aldeguer, que encuentra en la imagen «algo idílico, con la espada como símbolo, que en nada se parece al caudillo».

La página web del Ayuntamiento describe la obra en estos términos: «En ella se simboliza al general Franco como un salvador que vuela sobra las alas de un arcángel. Constituye uno de los ejemplos del arte que se impuso en Canarias en la época de la posguerra».

El concejal de Infraestructuras, Norberto Plasencia, señala que no ha recibido -«en absoluto»- quejas a causa de la obra, aunque sí ha habido pintadas. Ve a la escultura como parte del paisaje urbano: «El monumento a Franco es un punto de referencia, algo que todo el mundo sabe dónde está, una cosa que ya está hecha y punto».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.