Espectáculos

null

Hemeroteca > 02/07/2004 > 

«Babaouo», un viejo guión de Dalí que se asoma por la ventana del DVD

Actualizado 02/07/2004 - 02:00:28
Salvador Dalí, fotografiado por el que fuera su secretario Enric Sabater. ABC
Salvador Dalí, fotografiado por el que fuera su secretario Enric Sabater. ABC

El Año Dalí se enrosca como el hilo de una ensaimada y, entre el fárrago y la quintaesencia, aparece de nuevo su viejo guión, «Babaouo», puesto en carne de celuloide hace unos años por Manuel Cussó-Ferrer y repuesto ahora en formato DVD. «Babaouo» era la respuesta chispeante a la pregunta capciosa: ¿Dalí tiene estas ocurrencias porque es surrealista, o es surrealista porque tiene estas ocurrencias?...

El texto de «Babaouo» es, sin duda, el depósito caprichoso que deja en la orilla de lo consciente el oleaje de los sueños. Una narración desconcertada, como restos de naufragio, abandonada a su eficacia estética, con más nervio provocador que evocador, que reproduce visualmente aquello que Dalí considera como su santo y seña, tan sencillo como un huevo frito, tan blando como un reloj de goma, tan previsible como una chimenea con ojos.

La relación de Dalí con el cine fue siempre pura controversia; y no sólo con Buñuel, sino con la propia naturaleza de ese arte. Dalí no pretendía que el cine reflejara su sueño, sino que soñara por él.

Puede verse en el esqueleto de «Babaouo» la osamenta de «Un perro andaluz» y «La edad de oro». Aunque la carne que rodea al hueso sea completamente distinta. Tanto aquéllas como ésta tienen una estructura que responde al fogonazo. Imágenes que se suceden con vocación de apagar a la anterior. Cualquier anzuelo visual es bueno con tal de que la imagen estalle contra el ojo: un ciclista vendado con un pan en la cabeza.

El mérito del director, Manuel Cussó-Ferrer, es, en todo caso, el de una exprimidora. O el de un experto en papiroflexia: coge el papel y, mediante dobleces, le da alas..., o vuelo. No es nada fácil con una cámara y lo que ofrece el mundo colmar las aspiraciones visuales de Dalí en un papel, pero el cineasta pone su muñeca en ello: se ve la manufactura, el trato artesanal de las escenas y hasta un minucioso discurso interno «extradaliniano» mediante técnicas y estéticas que el pintor ni sospechaba, como la que Cusso-Ferrer denomina «estética window», que consiste en abrirle ventanas a la escena y en darle a la imagen una impresión informática. Lo que, en cualquier caso, delata «Babaouo» es que Dalí no encontró en el cine lo que buscaba; aunque el cine, en ocasiones (Hitchcock) sí lo encontrara en Dalí.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.