Economía

null

Hemeroteca > 02/05/2009 > 

Francisco Villarejo «Ya sabemos mucho del cerebro y navegamos por él con GPS»

Jefe del Servicio de Neurocirugía del hospital Niño JesúsSIGEFREDOBlanca TorquemadaAntonio AstorgaVirginia Ródenas-Se ha labrado usted prestigio en los nuevos caminos para atajar la epilepsia. ¿Hay ya

Actualizado 02/05/2009 - 02:49:57
Jefe del Servicio de Neurocirugía del hospital Niño Jesús
SIGEFREDO
Blanca Torquemada
Antonio Astorga
Virginia Ródenas
-Se ha labrado usted prestigio en los nuevos caminos para atajar la epilepsia. ¿Hay ya control sobre una enfermedad antaño considerada misteriosa y motejada como «mal sagrado»?
-Últimamente ha habido un boom tanto en los medicamentos como en la cirugía. Por eso en este hospital [el del Niño Jesús, en Madrid] hemos creado una unidad de tratamiento integral de la epilepsia, con equipos multidisciplinares de neurocirujanos, patólogos, neuropsicólogos... Funciona muy bien, e incluso nos envían niños del extranjero para tratarlos. Además, siempre insisto en la importancia del «puerta a puerta» entre el ámbito asistencial y científico, por lo que a los jóvenes que trabajan conmigo les insisto en que publiquen, porque lo escrito prevalece.
-Cuando un problema es operable, ya sea derivado de malformación, lesión o tumor, actúan con exquisita precisión...
-Se ha avanzado extraordinariamente. Por ejemplo, tenemos un navegador, un GPS con el que «viajamos» por el cerebro, a partir de los resultados de la resonancia. Contamos con medios que nos permiten dar con el punto que buscamos con un margen de error de dos milímetros.
-Habrá un abismo entre sus primeros años de ejercicio y nuestros días.
-Figúrate. Cuando yo empecé a operar en 1974 las pruebas diagnósticas sólo nos permitían saber si el tumor estaba en el hemisferio derecho del cerebro o en el izquierdo. ¡Y luego ponte a buscarlo! Por eso siempre digo que la resonancia magnética ha sido el avance médico más importante de los últimos cincuenta años.
-También defiende a capa y espada la cirugía específicamente pediátrica.
-Por supuesto. Ya está referido por todo el mundo que el niño no es un pequeño adulto. Por ejemplo, la epilepsia es una enfermedad fundamentalmente pediátrica y los tumores de los niños son muy diferentes, su histología no es la misma. Luego, está la circunstancia de que un niño no puede sangrar, porque el volumen circulatorio es proporcional al peso, con lo que en una intervención quirúrgica hay que ir muy despacito...
-Por cierto, aquí, en el hospital, no percibo alteraciones del ritmo cotidiano, pese a la alerta de pandemia.
-Porque se han tomado las medidas pertinentes y se trata de una gripe, que sólo puede llegar a ser gravepara personas inmunodeprimidas. Hay que asumir con tranquilidad este asunto.
-¿Tiene buen pulso la sanidad española?
-Nuestro nivel es el de la Unión Europea. Excelente, diría. Yo me formé en La Paz y después mi jefe me mandó a Inglaterra y Estados Unidos. Ahora el intercambio científico ha cambiado extraordinariamente con internet.
-¿Siempre para bien?
-Hay aspectos negativos. Determinada gente se hace propaganda en la red de forma desmesurada, mientras que, por ponerte un caso, yo no tengo web propia. Así, tienes que enfrentarte a pacientes que llegan con información desajustada, que han leído algo sobre no sé quién que opera todo tipo de tumores y que en todos les va bien...
-El cerebro es material altamente sensible y... ¿todavía desconocido?
-Del cerebro se sabe mucho ya, lo que pasa es que hay que manejarlo de forma diferente a otras estructuras. En medicina, quienes de verdad sufrimos somos los cardiocirujanos y los neurocirujanos, porque sólo a nosotros se nos pueden morir los enfermos en las operaciones. Y a eso nunca te acostumbras.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.