Sociedad

null

Hemeroteca > 02/04/2005 > 

LA SEPSIS, UN PROCESO DEVASTADOR

Actualizado 02/04/2005 - 02:26:47

Cuando los médicos hablamos de sepsis nos referimos a un síndrome clínico que aparece acompañando a una infección grave y que se caracteriza por un daño de múltiples órganos ocasionado por una reacción inflamatoria generalizada. Lo que esencialmente ocurre es que los tejidos alejados del foco en el que se produjo la infección inicial sufren fenómenos biológicos nocivos, tales como dilatación anómala de los pequeños vasos sanguíneos, aumento de la permeabilidad de estos vasos o acumulación de células inflamatorias que ejercen su acción directamente sobre ellos, lesionándolos.

La expresión clínica de este síndrome variará según predomine el daño sobre uno u otro órgano, por ejemplo, los riñones o los pulmones. En las formas más graves de sepsis los síntomas debidos a la lesión de tejidos y órganos lejanos son mucho más importantes que los ocasionados por el foco infeccioso primario como la infección urinaria que ha precipitado el «shock séptico» en el Papa.

En general, la respuesta inflamatoria es un mecanismo de defensa básico, imprescindible para sobrevivir, que se pone en marcha ante agresiones externas. Sin embargo, conocemos un buen número de enfermedades en las que sus mecanismos fundamentales de producción y progresión son una exageración de este mecanismo de defensa, como ocurre en este síndrome.

La sepsis es una entidad devastadora y en absoluto rara. Desde que en 1992 se llegó a un consenso internacional para definir adecuadamente este síndrome se tiene información muy precisa. Sabemos, por ejemplo, que en Estados Unidos se diagnostican más de 650.000 casos al año, de los que al menos 200.000 fallecen.

En un estudio reciente, realizado en Madrid, con 333 casos por cada 1000.000 habitantes al año, la forma más grave de sepsis fue superior al 50%.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.