Sociedad

null

Hemeroteca > 02/03/2007 > 

Los alérgicos vivirán una de las peores primaveras de los últimos años

Los alérgicos al polen de gramíneas se enfrentan a una primavera muy dura. Si el año pasado fue malo para las personas con rinitis y asma, la primavera que está a punto de comenzar será aún peor por

Actualizado 02/03/2007 - 13:04:02
Los alérgicos al polen de gramíneas se enfrentan a una primavera muy dura. Si el año pasado fue malo para las personas con rinitis y asma, la primavera que está a punto de comenzar será aún peor por las concentraciones ambientales de polen que se avecinan, según la predicción anual de la Sociedad Española de Alergología (SEAIC). Para los meses de abril, mayo y parte de junio se prevén concentraciones de 7.000 granos por metro cúbico de aire, el doble de lo registrado la primavera pasada.
Esta predicción es válida para las regiones de la zona centro, con clima continental, como Madrid, Extremadura, Castilla-La Mancha, Castilla y León, y parte de Andalucía. La situación será diferente en el arco mediterráneo, en la cornisa cantábrica y en Galicia, donde la incidencia del polen de gramínea es mínimo.
Los alergólogos hablan de primavera «intensa» cuando las concentraciones ambientales superan los 4.000 granos, por lo que los 7.000 de esta temporada hacen prever «una primavera muy, muy intensa. Yo diría que intensísima», recalcó ayer Javier Subiza, coordinador del Comité de Aerobiología de la Sociedad Española de Alergología. Esta sociedad científica realiza estas predicciones desde 1978 con un margen de error del 20 por ciento.
Cumplir el tratamiento
Los alérgicos al polen de gramíneas sufrirán las concentraciones más altas de los últimos 30 años. sólo comparables a la primavera de 2001, cuando alcanzaron los 8.000 granos por metro cúbico de aire en la zona centro. Subiza dijo que si los enfermos, especialmente los que padecen asma con base alérgica, «no toman su medicación, pueden pasarlo realmente mal». Y advirtió de que incumplir los tratamientos recomendados podría colapsar las urgencias de los hospitales, sobre todo en mayo, cuando la concentración de pólenes alcanza su máximo nivel.
«Con estos datos no pretendemos ser alarmistas. Nuestro objetivo es alertar, no asustar. Avisamos a los pacientes de que deben seguir su medicación para no pasarlo mal», indicó Tomás Chivato, presidente de la SEAIC.
Sin antihistamínicos
Las advertencias no van dirigidas sólo a los alérgicos. La llamada de atención también se dirige a los farmacéuticos, a quienes se pide «prepararse» para evitar un posible desabastecimiento de antihistamínicos por la intensidad de la temporada. El año pasado se duplicó el consumo de estos fármacos, y las concentraciones de pólenes fueron menores de lo previsto para esta temporada.
Los alergólogos aconsejan recurrir a antihistamínicos para combatir los síntomas de la alergia al polen, pero no a cualquier preparado. Chivato pidió a los pacientes que busquen consejo médico para utilizar el fármaco más apropiado. «Los antihistamínicos más modernos no tienen efectos sedantes y pueden evitar accidentes graves por inducir el sueño».
Otra de las previsiones para la próxima temporada es que las alergias serán más agresivas en abril, y terminarán antes de fin de junio por la primavera adelantada que provocan las altas temperaturas.
Inmigrante, el nuevo alérgico
La intensidad de esta primavera la sufrirá un gran número de los inmigrantes que viven en España. Un estudio realizado por la Sociedad Española de Alergología sobre la evolución de las alergias desde 1992 ha comprobado que el 8% de los pacientes que acuden al médico con rinitis o asma es inmigrante. «No importa su lugar de procedencia. Dos años después de vivir en nuestras ciudades empiezan a tener síntomas de alergia, cuando no habían sufrido ningún episodio alérgico en su país de origen».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.