Toledo

null

Hemeroteca > 02/03/2004 > 

Aprender una nueva lengua, el primer reto de los escolares inmigrantes

Actualizado 02/03/2004 - 03:00:02
Escolares, aprendiendo el castellano HUERTAS FRAILE
Escolares, aprendiendo el castellano HUERTAS FRAILE
En Castilla-La Mancha trabajan este curso nueve equipos de apoyo lingüístico al alumnado inmigrante o refugiado, de ellos tres en la provincia de Toledo. Su labor es ayudar a los escolares que desconocen nuestro idioma a adentrarse en una nueva lengua y a comunicarse con sus compañeros.
La multiculturalidad es una realidad en los centros educativos en Castilla-La Mancha, el incremento del alumnado inmigrante en las aulas se hace evidente cada curso. Si bien el porcentaje de escolares llegados de otros países no es todavía muy elevado y supone en Educación Infantil y Primaria un 7,37 por ciento del total del alumnado escolarizado en los colegios de la provincia de Toledo, su presencia ha hecho necesaria la puesta en marcha de medidas que den respuesta a las necesidades educativas de los centros derivadas de la diversidad de origen de los alumnos con una gran variedad de lenguas maternas y culturas y a un proceso de escolarización continuado a lo largo del curso.
Por ello, la Consejería de Educación puso en marcha el pasado curso los equipos de apoyo lingüístico al alumnado inmigrante o refugiado. En la actualidad funcionan en la provincia de Toledo tres equipos, que atienden a los centros educativos de las comarcas de Toledo, Talavera e Illescas-La Sagra. Están integrados por profesorado perteneciente al programa de Educación Compensatoria.
Los equipos de apoyo lingüístico al alumnado inmigrante o refugiado tienen como objetivos: Facilitar el desarrollo de las competencias lingüísticas y comunicativas básicas a los alumnos cuya lengua materna no sea el castellano, para que pueda desarrollar con normalidad su proceso de enseñanza y aprendizaje; colaborar con el profesorado en el desarrollo de programas de acogida que favorezcan la inserción socioafectiva del alumnado inmigrante en los centros escolares; y facilitar al profesorado orientaciones y materiales para incorporar al alumnado al proceso de enseñanza normalizado y para integrar los elementos de la educación intercultural. La intervención del profesorado está en función de las necesidades del alumnado inmigrantey surge tras la solicitud del director del centro al escolarizarse estudiantes con desconocimiento total del castellano.
Las primeras palabras
Alberto González es uno de los maestros que integran uno de estos equipos. Vive su trabajo con pasión, pues desde hace años ha conocido de cerca la experiencia de ayudar a los recién llegados a aprender las primeras palabras en castellano. De lunes a jueves da clases en distintos centros a los alumnos que desconocen el idioma y los viernes los dedica al asesoramiento al profesorado. En estos momentos su actuación se centra en los colegios de Visallequilla y Villamuelas y en los IES «Juanelo Turriano», «Azarquiel» y «El Greco» de Toledo. La presencia en cada uno de los centros depende de la evolución del aprendizaje. Cuenta que en el primer contacto con el niño o niña es fundamental que les saludes en su idioma, esto supone para ellos una muestra de cercanía. Saludos como buenos días son las primeras palabras que aprenden, después órdenes como levántate o ven y frases relacionadas con su familia del estilo ¿cómo se llama tu padre? les adentran en el idioma. A través de situaciones concretas les sumerges en la nueva lengua, bien a través de representaciones o con dibujos. Cuenta este maestro que lo más importante en estos primeros momentos es conseguir que estos alumnos no se aislen, que se pueden comunicar con los demás. Por eso su función es enseñarles a hablar, después llegará la tarea de enseñarles a escribir, una labora de la que se ocuparán los tutores y maestros de Educación Compensatoria en el colegio.
A los escolares inmigrantes más pequeños les resulta más sencillo aprender el castellano, para ellos, según señala Alberto González, es como aprender su primer idioma. La labor de inmersión lingüística con estos pequeños se desarrolla en su aula, junto al resto de sus compañeros.
Sin embargo, aunque para los alumnos más mayores es más difícil el proceso de aprendizaje, su interés por aprender es un ingrediente muy importante, pues son conscientes de que para integrarse en el entorno necesitan aprender con rapidez y hacen un gran esfuerzo por lograrlo.
Por nacionalidades, a los escolares rumanos les resulta más sencillo aprender el castellano, su lengua materna procede del latín y las raíces de son las mismas. En tres meses de aprendizaje suelen manejarse suficientemente en castellano. Sin embargo, como es de suponer, los alumnos que se enfrentan a mayores dificultades con los chinos.
La labor de los integrantes de los equipos de apoyo lingüístico va más allá de la enseñanza del idioma a los alumnos inmigrantes, pues se ocupa también de dar orientaciones al profesorado del centro educativo en el que se escolariza el alumno y de llevar a cabo medidas de apoyo en la escuela que favorezcan la plena integración. La figura del alumno tutor o acompañante, que se encarga de estar pendiente y colaborar con su compañero recién llegado, y la del tutor especial que realice un seguimiento día a día de la evolución del nuevo alumno es fundamental para el éxito de esta integración. También juegan un papel importante las familias inmigrantes, que deben reforzar en casa el trabajo que se desarrolla en la escuela.
El pasado curso los dos equipos que funcionaban en la provincia de Toledo atendieron a un total de 159 alumnos y alumnas, escolarizados en 21 colegios públicos y 15 institutos. Sin duda este curso el número se verá incrementado, no sólo por la puesta en marcha de un nuevo equipo, sino también por el aumento del número de niños y niñas llegados de fuera de España escolarizados en las aulas de la provincia, fundamentalmente en la zona de La Sagra.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.