Madrid

null

Hemeroteca > 02/03/2004 > 

Ratas y miseria en el corazón de la ciudad

Dos menores, una niña de tres años y un niño de año y medio, malviven en un edificio sucio y lleno de escombros en pleno centro de la ciudad. El inmueble, centenario, ocupa el número 3 de la calle de Murcia. Entre las ruinas y los roedores, todavía hay dos familias alquiladas

Actualizado 02/03/2004 - 08:36:58
El portal está cerrado con llave. Todos los balcones aparecen entabicados excepto los correspondientes a dos viviendas, una en el tercer piso y otra en el primero, en las que se adivina que vive gente. Dos vigilantes jurados cumplen a rajatabla la orden de no abrir a nadie que no sean los inquilinos que aún quedan aquí. Desde la mirilla de ese portal se percibe el mal estado, el abandono, la guarrería, la humedad y las ratas que campan a sus anchas en el interior, lúgubre y sucio hasta decir ¡basta!. Estamos ante la fachada del número 3 de la calle Murcia, a dos pasos de la glorieta de Atocha y del museo Reina Sofía. ¿Quién se atreve a vivir en estas condiciones?
Pues sí, hay quien lo hace. Los vecinos de los edificios colindantes aseguran que dentro de Murcia 3 quedan dos familias en régimen de alquiler. Una está compuesta por dos jovenes -G. y L.- con dos menores a su cargo, una niña de unos tres años y un niño de año y medio. La segunda es una pareja de ecuatorianos.La historia de este edificio es común al de tantos inmuebles centenarios de renta antigua que quedan en Madrid. Por las razones que fueren, la propiedad no ha tenido a bien realizar las obras de mantenimiento necesarias. La estructura ha ido en declive y la mayoría de los inquilinos que, hasta hace pocos años, habitaba el edificio lo ha ido abandonando.
Exigen la desratización 
«Queda ya muy poco para que los que siguen viviendo ahí se vayan. El alquiler les vence dentro de seis o siete meses y lo más seguro es que no se renueve», comentaba ayer el portero de uno de los edificios colindantes. Todos se echan las manos a la cabeza de que, en una ciudad como Madrid y en pleno siglo XXI, se consienta que dos menores viven en estas condiciones.Según algunos testimonios, la pareja formada por G. y L. pudieran ser toxicómanos. «En alguna ocasión, los servicios sociales se han llevado a los críos. Después, han vuelto para vivir entre la miseria y las ratas», aseguraba R. A., otro de los vecinos del bloque que linda con el de la calle Murcia. Este mismo vecino comenta que ha habido roturas del desagüe y que las aguas fecales han llenado de humedad y malos olores su vivienda. «Yo mismo -dice- me tuve que armar de valor y entrar a arreglarlo». En los bajos de ese edificio que linda con el de Murcia número 3 quedan restos inequívocos de esa humedad y del olor a excrementos.También se cuenta que hace un año, aproximadamente, un numeroso grupo de ciudadanos marroquíes «okupó» varias viviendas ya deshabitadas. Las quejas y las denuncias fueron constantes debido a los alborotos y los «trapicheos». Hubo un incendio. Después, la «desokupación».
Fue entonces cuando la propiedad del edificio decidió tabicar y montar su propia vigilancia para evitar nuevas «okupaciones».Ayer, el grupo municipal de IU se limitaba a exigir al Ayuntamiento que procediera «de forma inmediata» a la desratización del inmueble y añadía que «podría existir un interés especulativo ya que se encuentra en una zona privilegiada».Ante la posibilidad de que el Ayuntamiento se hubiera hecho cargo del deteriorado edificio, fuentes de la Empresa Municipal de la Vivienda (EMV), han asegurado a ABC que «el inmueble situado en Murcia número 3 no nos pertenece».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.