Tv y Radio

null

Hemeroteca > 01/11/2009 > 

«Fíltranos algo, Rubalcaba»

POR JOSÉ SOTELOLa ocurrencia de la semana fue de Ignacio Camacho, a quien hay que leer con la reverencia del devoto y la fina apreciación del artesano. De «Trincolandia» a «Trincoluña». Y le llovieron

Actualizado 01/11/2009 - 04:33:26
La ocurrencia de la semana fue de Ignacio Camacho, a quien hay que leer con la reverencia del devoto y la fina apreciación del artesano. De «Trincolandia» a «Trincoluña». Y le llovieron venablos filonacionalistas desde la cadena Ser donde alguien habló de «la mala leche revanchista de la prensa de Madrid». El ramplón, torpe y tramposo argumento de siempre.
La guardia civil penetró en el «Oasis catalán» y nos descubrió que estaba podrido, fue el gráfico resumen de Pablo Planas en esRadio. Ya lo sabíamos. Nada nuevo. Pero nadie miraba debajo de la alfombra. «Ni un palmo de España parece limpio de corrupción», espetó Félix Madero en Punto Radio, ante el trasversal brote de corrupción que ha brotado en el estanque dorado catalán. Porque, como bien recordaba Jaúregui en las admirables costas radiofónicas de Pepa Sastre, tanto Alavedra como Prenafeta son viejos conocidos de la política y la justicia en Cataluña. Pero, hasta ahora, se habían zafado de los juzgados con «driblings» dignos de un Cristiano. «Esto ya no lo puede tapar la senyera», clamó Carlos Herrera con el mismo ímpetu que pone al denunciar las trapisondas en la Andalucía del periclitado Chaves. El nacionalismo catalán había ocultado sus vergüenzas, hasta ahora, entre proclamas patrióticas y chantajes victimistas. Ese nacionalismo que, como recordaba Irene Lozano, es una ideología reaccionaria y derechista en toda Europa salvo en España, donde pasa por ser «progresista». «Bueno, también Zapatero pasa en España por ser presidente del Gobierno y en Europa nadie sensato se lo puede creer», se escuchó una voz socarrona.
Algún corifeo de Converg_ncia, ineludiblemente a sueldo, ignoraba la pestilencia del hallazgo y ponía el foco en el hecho de que sea «un juez de Madrid» el que haya hecho saltar por los aires el mito del oasis. «¡Ah!, esos imbéciles felices por haber nacido en algún sitio», cantaba Brassens. El postpujolismo ha resultado herido de muerte y sus herederos, Artur Mas y el resto de la tropilla, no saben dónde meterse. «Los nacionalistas son unos paranoicos porque culpan a los demás de sus desdichas», escribió Muñoz Molina. Ahora sólo queda esperar, como reclamaba con acierto Edurne Uriarte en las mañanas de Punto Radio, que podamos leer las transcripciones de algunos de los pinchazos de los teléfonos de Alavedra y Prenafeta. Quizás nos fuera dado escuchar a Montilla llamar «amiguito del alma» al que fuera mano derecha de Pujol. No caerá esa breva. O sí. «Fíltranos algo, Rubalcaba».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.