Espectáculos

null

Hemeroteca > 01/11/2002 > 

Carlos Saura: «Recordaré a Bardem como pionero del nuevo cine español»

Amigo eterno de Buñuel y experimentador incansable, Saura guarda en su memoria la imagen de un Juan Antonio Bardem «comunista y consecuente con sus ideas hasta el final» que fue «una figura trasdendental en la renovación del cine nacional».

Actualizado 01/11/2002 - 03:05:49
Carlos Saura. Foto: FRANCISCO HERAS
Carlos Saura. Foto: FRANCISCO HERAS
Carlos Saura presentaba ayer en el Festival Internacional de Cine de Valladolid su versión cinematográfica de «Salomé», la última apuesta experimental por la cara oculta de las historias de siempre de este enamorado de la música española por excelencia y enloquecido en su proyecto junto a la bailarina y coreógrafa Aida Gómez por la pasión más extrema y fatal. La muerte de Juan Antonio Bardem pilló a todos los invitados a la Seminci sin un guión preparado, pero con una imagen clara del recuerdo que este renovador del cine español dejará para la posteridad. Saura compartió con Bardem los comienzos de esa nueva época y la separación dramática de la izquierda española cinematográfica, caminos divergentes que ahora se vuelven a cruzar.

-¿Qué significó Juan Antonio Bardem personal y profesionalmente para Carlos Saura?

-En una época, Juan Antonio Bardem fue un renovador del cine español. Su primera película, «Muerte de un ciclista», causó una sorpresa enorme, y junto a «Calle Mayor» son dos películas claves en el cine español que en esa época supusieron el aire fresco que necesitabamos entonces y el estímulo para continuar por ese camino. Tanto él como Berlanga, claro.

- ¿Estaba estos últimos años «poco reconocido» en España?

-Tampoco él ha hecho mucho esfuerzo por mantenerse dentro del cine, no? Quizá eso sucede cuando no tienes una obra continuada, cuando dejas de hacer cine. Vivió una época en que era número uno, cuando se decía que era el mejor director del mundo... y tampoco era eso, no hay que exagerar. Era un director de cine fundamental; luego, por lo que sea, lo dejó en un segundo plano. Después de «Viridiana» nadie pensaba que iba a suponer la ruptura y la diáspora de la izquierda cinematográfica española que se reunió en Uninci y de la que formé parte.

-¿Considera que el compromiso ideológico limita la carrera creativa de un director cinematográfico?

-Va en formas de ser. Yo creo que Juan Antonio anteponía la política al cine. No ha sido nunca mi caso, sino más bien al contrario. Bardem ha hecho un cine político en el sentido más estricto de la palabra, de tesis podría decirse, con una demagogia completa. Y todos sabíamos que Bardem era un hombre comunista, muy comunista, que ha sido consecuente hasta el final, lo cual está muy bien. Allá el. Con una gran dignidad, sin miedo a decir lo que pensaba y sufriendo por eso en algunas épocas. Todo eso es encomiable, pero yo no soy un hombre político. Si lo fuera me dedicaría a la política profesionalmente. Es cierto que la política está en todo, pero si realmente te interesa tanto, pues quizá es más consecuente dedicarte por completo. Esa dicotomía del cine y el compromiso político siempre es muy delicada. Se puede llevar, como Juan Antonio Bardem lo ha llevado, pero los tiempos cambian. Aunque no tengas que cambiar como persona, la sociedad cambia y no puedes seguir con las ideas de cuando tenías 18 años. Varían, aunque mantengas las posturas éticas. Las cosas que tenían una vigencia durante el Franquismo, que eran necesarias y fundamentales entonces, quizás ahora ya no lo sean. Bardem ha sido en eso de una integridad política que hay que reconocer, te guste o no; consecuente con sus ideas. Estuve con él en Jerez en el congreso que organizó Caballero Bonald y su conferencia fue política.

-Sin embargo le escuchábamos en la última ceremonia de los Goya reclamando un productor para sacar adelante proyectos que tenía en mente...

-Desconozco su situación personal, pero eso ha pasado mucho en el cine, lo sufrió incluso el propio Fellini. Y nos puede pasar a todos. En un momento lo que haces no interesa, los productores no se quieren arriesgar y no puedes hacer nada. Es un poco ley de vida y hay que aceptarlo.

-¿Qué recuerdos le gustará guardar de Juan Antonio Bardem?

-Sin duda su integridad política, que es muy respetable, y sobre todo que fuera un pionero del nuevo cine español -que ya se ha llamado nuevo 42 veces, pero que entonces realmente lo era-.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.