Opinión

Opinión

Hemeroteca > 01/09/2009 > 

Adiós a la gran coalición

COMO se esperaba, las elecciones regionales alemanas han marcado el fin de la Gran Coalición. La derrota del Partido Democristiano (CDU) de la canciller Angela Merkel en el Sarre y en Turingia deben

Actualizado 01/09/2009 - 02:43:29
COMO se esperaba, las elecciones regionales alemanas han marcado el fin de la Gran Coalición. La derrota del Partido Democristiano (CDU) de la canciller Angela Merkel en el Sarre y en Turingia deben interpretarse no tanto como una censura de su papel al frente del país, sino, sobre todo, como una expresión de cierto malestar que sugiere la necesidad de que Alemania abandone ya la fórmula de gobierno en la que están implicados los dos grandes partidos del país y que ha marcado la última legislatura.
En realidad, los grandes vencedores han sido los partidos minoritarios, precisamente porque, mientras persista la fórmula de la gran coalición, los electores pueden sentirse faltos de una opción alternativa ante la evidencia de que un voto a democristianos o a socialdemócratas sirve prácticamente para lo mismo. El Partido Liberal ha empezado a recuperar su vieja preeminencia en la política alemana como tradicinal partido-bisagra, en parte gracias a los votos que han perdido los democristianos; en la izquierda, el partido de Oskar Lafontaine sigue su lenta pero constante labor de erosión de los votos del Partido Socialdemócrata. Los dirigentes de esta última formación cometerían un error gravísimo si considerasen que los resultados del domingo sirven para aliviar sus muchos males. La CDU de Merkel ha perdido posiciones, pero los beneficios no los han recogido los socialdemócratas, que siguen en sus peores momentos.
Merkel hace bien al considerar que han pesado más las consideraciones de la política local que un juicio a su propia gestión en el ánimo de los votantes, y por ello ha dicho que no piensa escuchar a los que le piden que cambie su estrategia de campaña para las elecciones legislativas del próximo 27 de septiembre. En realidad, después de estas elecciones locales ya está claro que la fórmula de coalición entre democristianos y liberales es ahora la oferta que hace la canciller a sus seguidores, precisamente porque es el modelo más adecuado para afrontar con más garantías la salida de la crisis económica. En estas circunstancias, Alemania no debería seguir con la fórmula de la Gran Coalición, que, si bien es cierto que ha servido para dar estabilidad al país en momentos en que los electores no acabaron de definir una mayoría clara, no ha permitido emprender las grandes reformas que necesita la economía alemana para seguir siendo la locomotora de la Unión Europea.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.