Deportes

Deportes

Hemeroteca > 01/07/2009 > 

«No voy a ser rival de Cristiano Ronaldo»

Sobredosis de madridismo en la presentación de Kaká. Más de cuarenta mil personas se congregaron en las gradas del estadio Santiago Bernabéu para recibir al primer «galáctico» de la nueva era de

Actualizado 01/07/2009 - 18:23:51
Sobredosis de madridismo en la presentación de Kaká. Más de cuarenta mil personas se congregaron en las gradas del estadio Santiago Bernabéu para recibir al primer «galáctico» de la nueva era de Florentino Pérez. Se desbordaron las mejores expectativas y fueron abiertas todos los sectores del estadio.La tarde estuvo cargada de emociones. El primero en recibir el aplauso de la marea fue Di Stéfano, que soltó alguna lágrima cuando Florentino sugirió que el nuevo fichaje tenía la obligación de calcar el espíritu del hoy presidente de honor.
Así lo entendió el público, un axioma clásico de la casa blanca reflejado en una de las miles de pancartas: «Con Calderón, mierda; con Florentino, Kaká» (lo que hace años sonaba fatal ahora es gloria).
El Real Madrid montó un escenario modernista para recibir al brasileño. Nuevo estilo para nueva era (volvió el ¡Hala Madrid! de Plácido Domingo en lugar del de las Mocitas Madrileñas). Cuatro grandes fotos con cuatro míticos del club: Di Stéfano, Juanito, Raúl y Zidane. Honor, garra, tenacidad y elegancia, valores que definen la historia del club blanco. Y con las nueve Copas de Europa (las seis que levantó Paco Gento y las tres «orejonas»).
Todo engalanado. Todo perfecto. Con el «Nessum Dorna», de Puccini, interpretado por Pavarotti sonando por encima de los decibelios permitidos. La gente no paraba de entrar al estadio. Cuando apareció Florentino Pérez estalló la grada al ritmo de «Floren, Floren...». Un baño de masas. Las palmas atronaron cuando alcanzó el atril para recibir a Di Stéfano, con el beso clásico de nueva moda.
Cinco minutos empleó el mandatario para glosar la llegada del nuevo futbolista, un discurso que traicionó las lágrimas furtivas del antiguo «9». Sí se emocionó Di Stéfano con la diatriba: «En este estadio se ha convertido a lo largo de la historia en uno de los templos y en él ha forjado su grandeza y su leyenda gracias a jugadores como Alfredo. Kaká ya está con nosotros... Uno de sus sueños era jugar en el Real Madrid».
Luego llegó el momento estelar. Y Kaká se dejó ver cuando fue apartada una cortina por varios empleados del club. Salió al escenario vestido de jugador. De blanco impoluto, de los pies a la cabeza. Y con número. El «8», uno de los secretos mejor guardados y que sorprendió a más de uno. El Bernabéu rugió como en las grandes citas.
Un chaval con mucha suerte
El brasileño tomó sitio al lado de Di Stéfano hasta que Florentino acabó el discurso. Luego le tocó a él. Fue breve. Un minuto. Denso, clásico y bien medido. Cumplió con el saludo de rigor y se dejó freír por los fotógrafos. Firmó un balón y entregó la nueva camiseta a un chaval elegido al azar.
Todo salió a pedir de boca. Se cumplió el guión, menos la vuelta al medio campo improvisada sobre la marcha, que pudo acarrear algún disgusto porque algunos aficionados no respetaron los cordones de seguridad. Después llegó el momento más oficialista. La conferencia de prensa. Ya más tranquilo se expuso al tercer grado. Y dejó reflexiones interesantes.
Una de las cuestiones puso al brasileño en una tesitura, la comparación con CR9: «No voy a ser rival de Cristiano Ronaldo, ni dentro ni fuera del campo. Es un orgullo jugar con el Real Madrid. No se trata de una responsabilidad negativa, todo lo contrario, la asumo como positiva».
También relató cómo se inclinó por la oferta de Florentino Pérez cuando tenía muchas novias llamando a su puerta: «En enero, el Milán me comunicó que me abría la puerta. Que podía negociar mi salida con otros clubes porque el Milán estaba afectado por la crisis económica mundial. Fue un momento complejo para mí. Al final de temporada me dijeron lo mismo. Era la mejor salida para mí y para el club».
La oferta de Florentino fue vital en su decisión: «Me mostró un proyecto ilusionante, pero no me dio nombres. Pensé que era un privilegio jugar al lado de Raúl, Casillas o Guti... Creo que Florentino Pérez está montando el proyecto adecuado para pelear con el Barcelona. Ellos han ganado títulos y ahora tenemos que merecerlo nosotros». También fue preguntado por el valor de su compra al Milán por el Real Madrid (65 millones de euros): «No soy quién para valorar lo que hace el mercado».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.