Opinión

Opinión

Hemeroteca > 01/06/2008 > 

ABC y sus lectores

En relación al artículo «En solidaridad con el pueblo cubano» (21 de mayo), de Eduardo Aguirre, embajador de EE.UU. en España y Andorra, CARLOS ROBLES PIQUER, a su vez embajador de España, escribe

Actualizado 01/06/2008 - 03:08:02
En relación al artículo «En solidaridad con el pueblo cubano» (21 de mayo), de Eduardo Aguirre, embajador de EE.UU. en España y Andorra, CARLOS ROBLES PIQUER, a su vez embajador de España, escribe: «Me alegró mucho que ABC publicara el artículo del embajador de Estados Unidos sobre Cuba. El embajador Eduardo Aguirre nació en la Gran Antilla y conoce bien su situación. Su texto, además, no contenía amenazas sino el deseo de ayudar a que los cubanos puedan, libremente, decidir su presente y su futuro. Lo que verdaderamente es inaceptable es la respuesta de la Embajada cubana, cuyos miembros no padecen sin duda el hambre sufrida por todos sus compatriotas y la cárcel con malos tratos a que están sometidos los que se atreven a discrepar pacíficamente. Es igualmente increíble que un eurodiputado socialista español persista en «normalizar las relaciones UE-Cuba», como explica bien H. Tertsch («Nuestros éxitos internacionales», 22 de mayo), cuando nadie se atreve a «normalizarlas» con Birmania, que es el caso sin duda más próximo al cubano».
«Los artículos de Juan Manuel de Prada son valientes -comienza MIGUEL ÁNGEL LOMA PÉREZ-. Lástima que, siempre que aborda las venturas y desventuras del ministro de Justicia («Al ministro Bermejo, entre ciervos», 19 de mayo), fundamente sus jocosos comentarios en que su padre fue jefe local de la Falange en Arenas de San Pedro y teniente alcalde de la localidad. Comprendo que ante patochadas como la manifestada por Bermejo cuando el Gobierno de Aznar, de que «luchamos en su día contra los papás de los que nos gobiernan y no tenemos ningún temor a los hijos», se le recuerde al actual ministro quién fue su padre y la desconocida hoja de combate del hijo. Pero donde me pierdo es cuando De Prada, ante cualquier barrabasada de Bermejo, utiliza el falangismo del padre, no ya para zaherir al hijo, sino para arremeter contra los falangistas e incluso contra José Antonio, bajo un silogismo de construcción similar al siguiente: Bermejo hace una de las suyas; su padre era falangista; luego la culpa la tienen su padre y los falangistas (?). ¿Qué pintan los falangistas, José Antonio y hasta el padre de Bermejo en las «gestas» de un ministro socialista que se encuentra en las antípodas ideológicas de aquéllos?».
Objeto de crítica en general a las páginas de ABC, por parte de JOSÉ P. GARCÍA, son las palabras utilizadas para referirse a ETA y su entorno. «Me sigue asombrando -lamenta el lector- que después de tanto tiempo, infamia, crueldad inaudita y fanatismo sin límites, a ETA se la siga tratando como a un contrincante válido desde los medios de comunicación. ¿No saben a estas alturas que el uso del lenguaje en un enfrentamiento es el catalizador de la victoria o la derrota? Y siendo esto así, y después de analizar las palabras que se usan habitualmente para referirse a ETA en las noticias, me encuentro mi primera gran sorpresa: comando, hasta en la sopa. Los comandos son un grupo de elite de los ejércitos, creados en la segunda guerra mundial para operar tras las líneas enemigas dando audaces golpes de mano. ¿Y eso hace ETA? Y encima lo denominamos comando Vizcaya, así, con el nombre con el que a ellos les gusta que se les mencione. ¿Qué está pasando? Leo: activista de ETA. Sin comentarios. Kale borroka, ¿porqué hay que llamarlo según su léxico? Y así incontables ejemplos. Esta lucha se empieza ganando por el lenguaje. Por favor, hagan un gran «pacto de estado» entre los medios de comunicación democráticos. Sustituyan desde ya comando por grupúsculo, pandilla, par de, o lo que se les ocurra, cualquier cosa menos que les dignifique lo más mínimo. Por favor, cambien su lenguaje. Les doy las gracias en nombre de todos los demócratas».
A raíz del artículo «Gloria suicida» (27 de mayo), de Edurne Uriarte, LUIS FONSECA explica que al «escribir en un periódico, surfear olas grandes, escalar montañas... el humano busca la plenitud en cualquier sitio del mundo. Eso es su razón de vivir. Al vivir sabes que un día vas a morir, feliz de haber vivido. Al vivir sin razón sabes que un día vas a morir triste de no haber aprovechado la vida. Edurne no olvides que tu vida sólo tiene sentido viviéndola. No juzgues a quien no olvidó. Paz para ti, Iñaki».
El artículo «Los Kirchner también miran a Telefónica» (27 de mayo), de Ángel Laso D´Lom, a MANUEL BODALO le ha parecido «muy acertado. Con respecto al entorno empresarial de la familia Kirchner, está en lo cierto al decir que están interesados en esas empresas. Mejor dicho, están interesados en toda Argentina. Los Kirchner son judíos y están apoyados por la gran colectividad judía de Argentina, que es la segunda del mundo y se está adueñando de todo el país. Como les pasará a ustedes dentro de poco, en España, con su gran Zapatero, que sigue el mismo libreto que su par o pares de Argentina».
En el titular «Las Cajas prevén un crecimiento económico negativo en el segundo trimestre» (24 de mayo), de la sección de Economía, a MARIANO DE LA BANDA se le hace «difícil entender que esté creciendo algo que está menguando. Es otro de los muchos eufemismos con los que los políticos intentan que no veamos «a primera vista» la realidad. Y los profesionales los repetimos alegremente, con harto contento de sus creadores, cuando nuestro trabajo sería transmitir la auténtica realidad de forma clara y comprensible para todos».
Por la sección diaria «ABC Confidencial» se dirige al periódico JOSÉ LUIS MARÍN GALÁN que, como «asiduo lector de ABC desde hace más de 40 años -comienza su carta-, deseo expresar mi opinión acerca de la sección. El último ejemplo es el titulado «Le tienen ganas» (26 de mayo). Estoy en total desacuerdo con la redacción que no indica con claridad a la persona a la que se refiere. Los que adivinan a quién se refiere no les importa que no dé el nombre y a los que no lo sabemos nos quedamos sin conocer a quién se refiere. Este tipo de redacciones me recuerdan a las que se podían leer en la época en la que no había libertad de prensa. Indiquen -solicita el lector- a sus redactores que digan con claridad el nombre de a quién están haciendo referencia, es lamentable esa redacción críptica».
lectores@abc.es
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.