Nacional

null

Hemeroteca > 01/06/2002 > 

ETA pierde su reducto en Venezuela con la detención de Galarza Mendiola gracias al CNI

Actualizado 01/06/2002 - 01:25:38
MADRID. La detención de Galarza, que pone de relieve el creciente grado de colaboración entre la DISIP -policía política de Venezuela- y el Centro Nacional de Inteligencia, tiene su origen en la documentación encontrada en el transcurso de las investigaciones que se llevan a cabo para localizar y capturar a los seis terroristas de ETA que desde hace tiempo residen en Venezuela.

Del estudio de esa información se supo que un tal «Víctor Maracay», que se encontraba en ese país con documentación falsa era, en realidad, Víctor Galarza, que desde 1992 tiene una orden de busca y captura para cumplir una condena de seis años que en 1987 le impuso la Audiencia Nacional. El etarra aprovechó que la condena había quedado en suspenso por un recurso para huir. Agentes de intervención de la DISIP procedieron a su detención en la mañana de ayer, en Valencia, en el estado de Carabobo.

Las primeras investigaciones apuntan a que Galarza podría haber desempeñado en los últimos años en Venezuela la labor de enlace entre los etarras que residen ahora en la clandestinidad, por pesar contra ellos la orden de busca y captura, y aquellos otros que residen con cierta normalidad al no estar reclamados. Precisamente, su captura podría aportar pistas sobre los etarras buscados. Fuentes antiterroristas valoraron como «muy positiva» esta primera detención de un etarra en Venezuela ya que supone que la banda comienza a perder el último «santuario» que le quedaba, junto a Cuba, para su retaguardia. Los mismos medios, con todo, precisan que, de momento, se trata, por parte de las autoridades venezolanas, de una «colaboración tímida», ya que recuerdan que continúan en ese país varios terroristas más reclamados por la Audiencia Nacional.

Juan Víctor Galarza, de 43 años de edad, natural de Larrabezúa, perteneció en la década de los ochenta al «comando Vizcaya», y fue detenido el 6 de julio de 1985. La Policía le acusó de haber recabado información del policía nacional Bernardo Pérez, asesinado después en Uretamendi por los «liberados» Félix Zabart Jainaga y Miguel Ángel Aldana Barrena.

Por otro lado, Baltasar Garzón dictó ayer auto de prisión provisional eludible bajo fianza de 30.000 euros para el directivo de la Caja Laboral Ignacio Mallagaray, que fue detenido el pasado miércoles. El director de la auditoría interna del banco está acusado de desobediencia grave y colaboración con ETA.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.